Tuesday, May 23, 2017

FERNANDO VIDAL EN CHILE. Conversando con él (I)


Tuvimos la posibilidad de conversar con Fernando Vidal durante su presencia en Santiago y en medio de una intensa agenda. Fernando, es Doctor en Sociología, Académico de la Universidad Pontificia Comillas, donde dirige el Instituto Universitario de la Familia. También es Research Proffessor del Boston College: Presidente de RAIS Fundación (Innovación social con las personas sin hogar) y Patrono de la Fundación  FOESSA (Fomento de Estudios Sociales y de Sociología Aplicada). Miembro de la CVX de España.

En esta primera parte de la entrevista conversamos de su ingreso a la CVX, de sus razones para hacerlo y nos deja un mensaje para los cevequianos respecto a lo que podemos aportar  respecto a la familia.

Hablamos de su familia de origen, recordando algo de su infancia, como de su actual familia, de su esposa Paloma y de sus dos hijos.

Recuerda a su madre diciendo que"... ella es una mujer muy sencilla y con el tiempo me he dedicado, profesionalmente, a personas sin hogar, personas sin techo y ésto, principalmente porque ella fregaba en un albergue de personas sin hogar. Entonces, la verdad es que mi madre, espero haber heredado la servicialidad y esto es algo clave y para nuestra familia, es muy importante, entregar todo, entregar nuestro tiempo, entregar lo que somos..."

Los invito a ver y escuchar esta conversación con Fernando Vidal

Cultivar las distancias cortas por Agus Couto Picos


Cultivar las distancias cortas para acercarse a los que están a nuestro lado: familia, amigos, compañeros de trabajo,… como una manera de despejar dudas que surgen en las relaciones, de derribar prejuicios, de dar oportunidad al cambio.
Cultivar las distancias cortas para darnos a conocer y transmitir que no tenemos mayor intención que ayudar y un único propósito: hacer la vida más fácil y más humana.
Cultivar las distancias cortas para mostrarnos tal y como somos, sin miedo, sin necesidad de aparentar ser distintos, invitando al otro a ser lo que es, y a sentir esa empatía que hace crecer y nos posibilita a ser auténticos.
Cultivar las distancias cortas como fórmula para despejar dudas y suspicacias y conseguir grandes relaciones personales, quitando competitividad y envidias.
Cultivar las distancias cortas como seguidores de un Jesús que hablaba a las masas pero se volcaba en el encuentro personal que sana, transforma y ayuda a dar lo mejor que tenemos.
Agus Couto Picos
pastoralsj

Matelli: Adán, Eva y todos los expulsados por Fernando Vidal

Adán y Eva, obra de Matelli
Adán y Eva, obra de Matelli

Tony Matelli (Chicago, 1971) es un artista visual estadounidense que especialmente destaca por sus esculturas. Su carrera pública comienza en 1994 con una obra conceptual titulada “La búsqueda de mi alma ha dado finalmente su fruto” (“MySoulSearching Has FinallyPaid Off!”) y que consistía en una vieja y usada caja de cartón vacía abierta de par en par.
El fruto de la búsqueda era ambiguo: o no había nada que buscar o al abrir el alma todo había salido afuera. Esto último era coherente con la sucesiva aparición de potentes imágenes que iba a ir presentándonos en los siguientes años. El inicio está marcado por un acentuado compromiso social.
El año siguiente comienza el desfile de figuras que le han hecho célebre. En este caso, la obra, realizada en resina epoxi, se titula “Couple” (1995). Del mismo año es otra pareja también producida en resina epoxi, titulada “Seals”. Sobre una mancha de negro petróleo –en la que yacen varios peces muertos-una foca trata de salvar a su cría cubierta de chapapote.

Imaginario sobre la pobreza

Destaca de ese mismo año una composición de  minúsculo tamaño y enorme título, “Europeis a Vast and DesolatedWasteland”. Era una escultura (de papel, cable y pintura) en la que al pie de una decadente columna cilíndrica sobrevivía un florido diente de león amarillo, quizás último reflejo de las grandilocuentes estrellas de la bandera europea. Desde entonces, Martelli ha ido creando un sólido imaginario sobre la pobreza, vulnerabilidad y abandono del ser humano y del propio artista.
“Todo hombre es Adán y toda mujer es Eva”, dice Matelli respecto a su obra “Garden”, que nos refiere explícitamente al Edén. Las dos figuras humanas que ha formado con resina son Adán y Eva del mismo modo que cualquier hombre y mujer lo son también, sostiene el artista a la periodista Sami Emory de TheCreators Project (2015). Para él su obra “habla a nuestra perpetua conexión con la mitología y la historia”, nutre nuestra búsqueda de orígenes y nuestro perpetuo diálogo con las generaciones que nos han precedido desde las raíces. “Cada uno de nosotros somos siempre el primer hombre y la primera mujer”.
La instalación “Garden” presenta a Adán y Eva separados y a distancia de una columna en el centro de la sala. Al otro lado, formando un triángulo el artista dispone una cuerda verde formando una figura ascendente. La peculiaridad más evidente es que tanto Adán como Eva están al revés, sostenidos sobre su cabeza.

Conquistar el entendimiento

Si el origen del hombre fue su erguimiento, aquí parece que quiere expresar que la vida del hombre también es ir del revés, una caída original que forma también parte de nuestra condición. Para el artista, la obra habla de “un perenne estado de expulsión” que caracteriza al ser humano, “nuestra constante conquista del entendimiento y nuestro constante estado de decepción” (Emory, 2015)).
No es un tema nuevo en Matelli, cuya obra profundiza una y otra vez en el malestar del desarraigo y la carencia de lugar y hogar, un sinhogarismo vital (Nickas, 2004).
Presenta su obra en un contexto global de expulsiones de emigrantes y refugiados por todas las fronteras de Occidente y medio mundo más. Las expulsiones masivas de refugiados por las guerras e insolidaridades ponen del revés al ser humano, lo llevan de cabeza y lo someten a condiciones en las que pierde lo más fundamental.
La desnudez original de Adán y Eva se presente en las dos figuras de Garden como desnudamiento del abrigo y derechos fundamentales de los hombres y mujeres. El mal acecha como cuerda que ata, maniata y asfixia. “Garden” aparece como una obra sobre las expulsiones, que remite al relato originario del Génesis: la expulsión es una experiencia primaria del ser humano, que acompaña sus mayores tragedias.

Una compleja composición

Matelli ha formado una cuerda verde con cable de acero, uno de los vértices del triángulo equilátero que forma junto con Adán y Eva. La cuerda no reposa pesada en el suelo sino que está erguida componiendo una figura inclinada hecha de varias vueltas. Verde, alargada y elevada, esa cuerda es la serpiente del mal. Trae más evocaciones. Por una parte, la cuerda parece caída de la columna, que sería el tronco del que era copa.
El árbol de la sabiduría aparece deconstruido: el tronco por una parte –la columna que sostiene toda la estancia- y la copa verde separada. Perola figura verde también parece formar las llamas de una hoguera y remite bíblicamente a la epifanía de la zarza ardiente que Moisés encontró en el Sinaí. La cuerda-serpiente tiene dos vueltas en lo alto que forman dos figuras enredadas: ¿la serpiente compone con su cuerpo los contornos de Adán y Eva, a los que ha atado al pecado?
Las representaciones de Adán y Eva poseen un magistral acabado. Los pliegues de la piel tienen imperfecciones, el color de la piel no es uniforme, se dejan ver zonas rosadas más cálidas de sangre y otras salpicadas de pecas o terminaciones irritadas de venillas. Los rostros de ambos personajes oscilan entre la seriedad y la estupefacción ante el desgarro que acaban de sufrir. En vez de esconderse tras plantas, el artista les hace ponerse boca abajo, en una postura serena y estable.
Matelli no habla efectivamente de Adán y Eva sino de cualquier hombre y mujer –las esculturas tienen ombligo, por lo cual nacieron de mujer-, de una condición humana herida por la tragedia del mal que no logra erradicar del todo de su ser. Para Matelli el hombre y mujer del siglo XXI vive también ese drama de vivir al revés de lo que sería su naturaleza erguida.

Referencias

  • Emory, Sami (2015) Hyperrealistic Sculptor Flips ‘Adam and Eve’ On Their HeadsThe Creator Project ( 21 de mayo de 2015).  
  • Matelli, Tony (2004)Abandon. Wien: Kinsthalle Wien Museum.
  • Matelli, Tony (2015)Garden. Instalación (silicona, acero, pelo). 
  • Nickas, Bob (2004)Reckless abandon. En Matelli (2004) Abandon. Wien: Kinsthalle Wien Museum.
Vida Nueva

La Liga de las Ciudades por Ignacio Alvaro Benito



Alegoría de la Jaula-Maceta - Jorge Álvaro @jorgerejalon48

¿Qué podemos aprender de La Liga?

Estamos a una jornada del final de La Liga. Medios y ciudadanos “revoloteamos” nerviosos con noticias, conversaciones y estadísticas que puedan contribuir a mejorar nuestra “aleatoria” certeza de quién ganará el título y quien accederá a la Europa League. El hijo de un buen amigo mío, con apenas 5 años, conoce a la perfección los jugadores, la evolución de los equipos e, incluso, hace sus propias predicciones. La Liga española es, sin lugar a dudas, un caso de éxito social y económico reconocido en todo el mundo. Si compiten los equipos de las ciudades por ser mejores, ¿podríamos pensar en que las ciudades compitieran por ser mejores ciudades?
El profesor Jose María Páez de la Universidad Politécnica de Madrid argumentaba a estos efectos hace tres años en una conferencia sobre indicadores y ciudades. Puesto que los ciudadanos perciben, en muchas ocasiones con evidencias claras, los asuntos públicos de la ciudad como mejor o peor, debe existir alguna manera de medir el buen hacer de las ciudades. Hay una famosa cita atribuida a Lord Kelvin que dice que solo que se puede medir, realmente se hace.
Está claro que no es sencillo medir los aspectos fundamentales de nuestras ciudades. Pero si podemos acordar que deberían incluir indicadores descriptivos, de rendimiento de servicios sociales y otros más subjetivos sobre la calidad de vida.
La buena noticia es que esto está llegando.
Cuando vivía en Boston hace tres años pude comprobar como el ayuntamiento había desarrollado un cuadro de mando desde el que el alcalde Martin Walsh controlaba la “salud” de la ciudad. “The Economist” describía la oficina del alcalde dominada por una gran pantalla llena de textos, números y gráficos en constante cambio. Una sección mostraba el tráfico; otra las llamadas al ayuntamiento y la calidad en la respuesta; otra un gráfico sobre la cantidad de baches arreglados por día; otra los datos de seguridad ciudadana… Pero el elemento central era el “CityScore”, un indicador único que combinaba 24 métricas diferentes, desde la delincuencia hasta la disponibilidad de Wi-Fi, pasando por el consumo de energía y las subvenciones para actividades culturales. Un valor por encima de 1 significa que las cosas iban mejor de lo planeado. Cualquier cosa por debajo suponía una llamada del alcalde. Y este indicador estaba accesible a los ciudadanos.
Estos cuadros de control son una tendencia creciente, no solo en EEUU, sino también en España. Ciudades como Santander y Sant Cougat del Valles están experimentando con la sensorización de la ciudad que permita tener métricas claras que les ayuden a mejorar la gestión de lo público y común. En el caso de Boston con indicadores particulares y específicos, pero también existen indicadores globales que intentan ayudar a las ciudades a reconocer sus esfuerzos en diferentes ámbitos comparándolas con sus homólogas. Algunos ejemplos son:
  • El Índice de Prosperidad Urbana UN-Habitat que examina cómo las ciudades pueden generar y distribuir equitativamente los beneficios y oportunidades asociadas con la prosperidad.
  • El Global Power City Index que evalúa y clasifica las principales ciudades del mundo de acuerdo a su capacidad para atraer a personas y empresas creativas y excelentes.
  • El Cities in Motion Index del IESE que se basa en evidencias empíricas para mejorar la movilidad.
  • La ISO 37120 sobre el desarrollo sostenible de las comunidades que incorpora indicadores de servicios a la ciudad y calidad de vida
Volviendo al comienzo, lo bueno del futbol es que todos los esfuerzos de los equipos se visibilizan en un indicador único, su posición en la tabla, que agrupa y reconoce factores diversos. El profesor de la universidad de Harvard, Robert Behn, lleva años investigando sobre el impacto de indicadores y clasificaciones para mejorar el desempeño público.
El presidente –rector- de la Universidad George Mason en EEUU, Angel Cabrera, me comentaba en una conversación informal hace dos años lo mucho que podríamos aprender en España del éxito social y económico de La Liga. Sin ser exhaustivo ni académico, os planteo algunas ideas:
  • Los resultados mandan. La estrategia de gestores, entrenadores y profesionales está enfocada en la consecución de resultados.
  • Los equipos contratan a los mejores en función de las posibilidades. Se premia, no solo la capacidad, pero también el esfuerzo.
  • El dinero es un gran factor, pero no lo es todo. Hay buenos equipos con presupuesto modesto, y malos resultados con grandes presupuestos.
  • Las estrategias y políticas no garantizan resultados. Es más importante las personas y como estas son capaces de llevar la estrategia a la práctica.
La liga de las ciudades ayudaría a vincular e involucrar a los ciudadanos con sus ciudades y reconocer los resultados de los gestores de lo público. La nueva revolución tecnológica nos ofrece muchas razones para el optimismo. Quizás pronto podamos seguir, además de La Liga de fútbol, La Liga de las Ciudades.
Imagen: Alegoría de la Jaula-Maceta
Ignacio Alvaro benito
entreParéntesis

TU TRABAJO NO ES ALGO QUE TE DAN, TU TRABAJO ES ALGO QUE TU DAS


En Trabajo para un Hermano, buscamos generar una gran reflexión a nivel nacional sobre la forma en que vivimos y entendemos el trabajo. Creemos que el trabajo en la actualidad es entendido como algo externo al trabajador, como un peso o una mercancía. Queremos decir que mediante el trabajo estamos entregando algo a la sociedad, estamos entregando lo que hacemos y somos. Que independiente de cuál sea tu trabajo, este tiene una importancia y un valor hacia el mundo y es hora de que nos demos cuenta de ello. Solo una nueva visión podrá llevarnos a una nueva realidad.

Tu trabajo no es algo que te dan, Tu trabajo es algo que tú das.




Trabajo para un Hermano. from Rodrigo Marín Cortez on Vimeo.

TRABAJO PARA UN HERMANO

Inmigración, ecología y pobreza, ejes del encuentro entre Francisco y Donald Trump


El Papa recibe al presidente de EE.UU.


Nombra a la controvertida Callista Gingrich embajadora ante la Santa Sede


(C. Doody/Agencias).- "Siempre hay puertas que no están del todo cerradas: hay que buscar las puertas que, por lo menos, estén un poco abiertas". Son palabras del Papa Francisco a propósito de su encuentro, este miércoles, con Donald Trump. Pero, ¿cuáles son estas puertas cerradas, o abiertas, en cuanto al espacio político que ocupan ambos líderes?
El Pontífice recibirá al mandatario de Estados Unidos en el Vaticano, en una audiencia privada en la que se prevé que sean discutidos varios asuntos en los que ambos mandatarios mantienen posiciones distintas, como la política migratoria o el cambio climático.
El primer encuentro del presidente de Estados Unidos y el primer Pontífice de origen latinoamericano tendrá lugar a las 08.30 horas, justo antes de la audiencia general de los miércoles, un horario particularmente temprano y que dejará poco espacio para extenderse más de lo protocolario.
Está previsto que Trump viaje a Bruselas, donde asistirá a una reunión, el 25 de mayo, de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), tras su encuentro con Francisco. La visita del presidente a Europa se completará con su participación en la cumbre del G7, que se realizará los días 26 y 27 de mayo en Taormina, en Sicilia.
Durante su breve visita al Vaticano, como es habitual cuando un jefe de Estado o de Gobierno visita la Santa Sede, el presidente estadounidense se reunirá también con el Secretario de Estado de la Santa Sede, el cardenal Pietro Parolin, y con el secretario para las Relaciones con los Estados, monseñor Paul Gallagher.
Si bien el Papa Francisco y el nuevo jefe de Estado de EE.UU. se caracterizan por defender modelos económicos y sociales opuestos, coinciden más en su posición contraria al aborto. Pero estos no son los únicos temas que tratarán en su reunión de este miércoles.
Seguramente, también se pongan encima de la mesa -como ha señalado John L. Allen en Crux-  aspectos relacionados con la inmigración, el cambio climático, medidas contra la pobreza global, la libertad religiosa en el mundo, las políticas pro-vida y las amenazas que siguen pesando sobre los cristianos perseguidos.
Inmigración
"¿Qué pienso sobre los países que cierran las fronteras? Creo que, en teoría, no se puede cerrar el corazón a un refugiado". El noviembre pasado, en el vuelo que le llevaba de vuelta a Roma desde Suecia, el Papa expuso este ideal al que deben aspirar las políticas migratorias de los diversos países del mundo.
Una visión muy lejana a la del presidente republicano, quien prohibiría, si pudiera, la entrada a su país de cualquier persona desplazada y levantaría un muro con México para castigar a migrantes inocentes que tienen la desgracia de ser latinoamericanos.
Pero también hubo una matiz a las palabras del Papa, que pone de manifiesto las grandes habilidades políticas y diplomáticas que posee y de las necesitará sacar provecho en su reunión con Trump. "También está la prudencia de los gobernantes", observó, "que deben ser muy abiertos para recibirlos pero también deben hacer el cálculo de cómo poderlos alojar, porque no solo hay que recibir a un refugiado: hay que integrarlo".
Toque magisterial de un pontífice astuto que quiere escuchar, y ser escuchado, por Trump, en un momento en que el presidente está ocupado con los borradores de los presupuestos para el año que viene. Un borrador de dichos presupuestos apunta a que se dedicarán este año 1.600 millones de dólares para la construcción del muro con México, junto con un aumento global en la partida de seguridad nacional de 2.600 millones, de los cuales serán destinados 300 millones para la contratación de nuevos agentes migratorios y de la patrulla de la frontera. Amenaza frente a la cual Francisco quizás pueda aportar un grano de sensatez, sea tan pequeño que sea.
Cambio climático
A diferencia de las políticas migratorias, el Papa ha dejado claro en repetidas ocasiones que en lo tocante a la lucha contra el cambio climático no hay margen para la negociación. Como en estas palabras que pronunció en el avión papal de vuelta a Roma desde África en 2015, por ejemplo, ante la cumbre de la ONU sobre el cambio climático, la COP21: "... Puedo decirles que es ahora o nunca. Cada año empeoran los problemas. Estamos al límite. Si puedo usar una palabra fuerte, yo diría que estamos al borde del suicidio".
Y es que a primera vista no parece que Francisco vaya a convencer a Trump a que cambie su parecer en respeto a lo el presidente una vez llamó "un timo carísimo". Pero dos novedades de las últimas semanas han abierto la puerta, quizás, a un posible entendimiento.
Uno, que el mandatario estadounidense ha aplazado su decisión sobre si abandona el Acuerdo de París que busca reducir las emisiones de gases de efecto invernadero hasta que después de la cumbre del G7, y por tanto después de su reunión con Francisco. Y dos, que el Secretario de Estado norteamericano, Rex Tillerson, recientemente ha firmado otro acuerdo internacional para atajar la "amenaza seria" del calentamiento global para el Ártico, declarando a la vez que "el riesgo del cambio climático sí existe" y que por tanto "hay que tomar medidas".
Medidas contra la pobreza
La cuestión de la "economía que mata" es, sin duda, el punto en que más se alejan Francisco, Papa de la "Iglesia pobre, para los pobres", y Trump, icono del capitalismo rampante. Pero es precisamente en esta temática donde las delicadezas de la diplomacia -si bien se harán sentir en todos los puntos de la conversación que ambos líderes mantendrán- pueden limitar más al Papa.
Dado que los Papas normalmente no bajan al barro de las decisiones políticas que hay que tomar día tras día -y por respeto a su interlocutor, mandatario de un país soberano- no parece probable que Francisco lance una denuncia del tipo de la que soltó en el Encuentro Mundial de Movimientos Populares en 2016, por ejemplo, cuando criticó fuertamente el "ídolo-dinero que reina en lugar de servir, (y que) tiraniza y aterroriza a la humanidad".
Parece más probable que el Papa dirija al presidente un genérico "respeto por los pobres", tal y como hace normalmente en sus cartas de felicitación a los presidentes y primer ministros recién elegidos, por ejemplo. Pero lo importante es que, aunque tenga un tono así de benigno, Trump no podrá retorcer el mensaje para su propio beneficio: práctica que el presidente ha hecho hábito tras casi cada una de las reuniones que ha mantenido en sus cien días de mandato.
Libertad religiosa
"La libertad religiosa no es sólo la de un pensamiento o de un culto privado. Es la libertad de vivir según los principios éticos consiguientes a la verdad encontrada, sea privada o públicamente". En su viaje a EEUU en septiembre 2015, el Papa hizo varios llamamientos de este estilo para que se proteja la libertad religiosa, piedra angular de los derechos civiles.
Pero hay al menos dos diferencias principales entre cómo el Papa la entiende y como la entiende Trump y sus partidarios. Que para el Papa, uno, la libertad religiosa tiene que servir siempre la causa del diálogo social, y dos, que nunca debe hacerse objeto de conflictos políticos y partidistas.
En otras palabras, un modelo muy distinto al que Trump actualmente busca implementar, con la derogación, por ejemplo, de la totalidad del sistema sanitario diseñado por el presidente Barack Obama -lo que haría que millones de ciudadanos perderían su cobertura sanitaria- por culpa de la provisión obligatoria de éste de medidas anticonceptivas. 
Medidas pro-vida
El Papa Francisco ha hecho saber en numerosas ocasiones su oposición al aborto, llegando a calificarlo, incluso, como un "crimen horroroso". Estas denuncias del embarazo interrumpido han sido especialmente bien acogidas entre los cristianos conservadores que integran el núcleo duro de apoyo a Trump. Y en la medida en que al presidente le convencen personalmente -más allá del rédito político que ha venido intentando sacar de su ambigua retórica pro-vida- estas declaraciones de Francisco pueden llegar a ser un punto de encuentro entre ambos líderes en su conversación de este miércoles.
Pero de nuevo, puede que el Papa aproveche sus palabras al presidente sobre esta cuestión para sugerirle un cambio no tanto de sustancia, sino de formas. Que Francisco le recuerde a Trump que uno debe emprender cualquier defensa del feto desde el diálogo, no de la confrontación. E incluso que la defensa de la vida tiene que ir más allá de una oposición al aborto, tal y como recordó en 2016 a los entonces miembros de la Academia Pontificia para la Vida.
Cristianos perseguidos
El último tema que estará encima del escritorio pontificio de la biblioteca papal es el del número escalofriante de cristianos perseguidos -215 millones, según la organización Ayuda a la Iglesia Necesitada- que hay actualmente en el mundo.
Al Papa le preocupan mucho los seguidores de Jesús que se ven sometidos globalmente a topo tipo de violencia, presión o discriminación. Tanto, de hecho, que dedicó su "Vídeo del Papa" de este mes de marzo precisamente a la necesidad de aportar oraciones y ayudas materiales a estos hermanos oprimidos.
Trump, en cambio, ha sido duramente criticado -incluso por los mismos cristianos perseguidos por los que tanto parece preocuparse- por una serie de cuestionable decisiones políticas que han respondido más a beneficios políticos a corto plazo que a cambios duraderos en las condiciones de vida de estos cristianos.
Más notablemente, quizás, por su intención de agilizar la entrada a cristianos perseguidos en EEUU a la vez que la denegaba para refugiados y viajeros de otras creencias: una medida que fue tumbada por la justicia estadounidense. Y también por su decisión de bombardear la base aérea de Al-Shayrat, en Siria, en abril, un ofensivo que muchos cristianos sirios, y muchos de todo Oriente Medio, acogieron con una profunda indignación.
El Papa: "Hablaré la paz con quien sea"
A propósito de este encuentro con Trump, el Papa aseguró ante los periodistas acreditados que le acompañaron en el avión durante su viaje apostólico al Santuario de Fátima el 12 y 13 de mayo que buscará "puertas que no estén cerradas".
"Yo jamás hago juicios sobre una persona sin escucharlo, lo tengo que hacer. Yo le escucharé y diré lo que pienso", aseveró Francisco. En este sentido, el Pontífice expresó que es importante "buscar las puertas que no están cerradas. Seguir adelante y paso a paso". De esta forma, recalcó que "hablará la paz con quien sea" ante la pregunta de un periodista sobre si tratará con Trump temas de geopolítica mundial.
"La paz es artesanal y se hace cada día, así como también la amistad entre las personas, el conocimiento y la estima es artesanal y se tiene que trabajar todos los días", agregó.
Barack Obama se reunió dos veces con el Papa Francisco, una en el Vaticano en 2014 y otra durante el viaje del pontífice a Estados Unidos en 2015. Además en 2009, Obama fue recibido en el Vaticano por el Papa emérito, Benedicto XVI.
El presidente nombra a la controvertida Callista Gingrich como embajadora ante la Santa Sede
El presidente Trump ha nombrado a Callista Gingrich, esposa del ex legislador y aliado político Newt Gingrich, como embajadora de en el Vaticano.
La confirmación oficial del nombramiento se ha realizado a escasos días de la reunión entre Trump y el Papa Francisco, y después de que la Oficina de Ética del Gobierno aprobara la propuesta.
Gingrich es una católica devota de 51 años con amplia experiencia en la Cámara Baja del Congreso de los Estados Unidos como asistente de legisladores republicanos. Actualmente se dedica a la compañía de producciones multimedia Gingrich, que edita y comercializas libros y otros contenidos desarrollados por la pareja.
Su esposo Newt Gingrich, de 73, fue legislador por el estado de Georgia y se convirtió en uno de los pesos pesados republicanos que apoyó a Trump durante la campaña presidencial de 2016, aunque la relación entre ambos estuvo marcada por altibajos.
Llegó incluso a ser presidente de la Cámara de Representantes entre 1995 a 1999, y fue particularmente vehemente en sus llamados a destituir al entonces presidente Bill Clinton por el escándalo sexual con Monica Lewinsky.
Este nombramiento viene marcado por la polémica, pues Callista Gingrich es la tercera esposa del ex presidente de la Cámara, y mantuvo una relación extramatrimonial de varios años con él mientras ella era una joven asistente legislativa y él estaba casado todavía con su segunda esposa.
Después de un conflictivo divorcio de su segunda esposa en 1999, se casó con Callista al año siguiente. El político le atribuye a Callista su conversión del protestantismo al catolicismo.
La posibilidad de darle una embajada a alguno de los miembros del matrimonio Gingrich se manejaba desde enero, y Trump habría indicado que nombrando a Callista se sacaría de encima a Newt, quien la acompañaría a Roma, según indicó el New York Times.
RD

UN SÍNODO PARA LOS PUEBLOS DEL AMAZONAS por Luis Badilla

Mina a cielo abierto en la selva

Mina a cielo abierto en la selva

Para una Iglesia “cercana a los más pobres, a los excluidos, a los descartados, a los olvidados y a los heridos”


Es fascinante y singular la propuesta que sugirió el Papa Francisco en el reciente encuentro con los obispos de Perú en el Vaticano para su quinquenal visita ad Limina: un sínodo para los pueblos y naciones que viven en la selva pluvial de la Amazonía, pueblos que actualmente se encuentran en 9 países: Brasil (67%), Perú (13%), Bolivia (11%), Colombia (6%), Ecuador (2%), Venezuela (1%), Surinam, Guyana y Guyana francesa (en conjunto 0,15%).
En el área amazónica de Sudamérica habitan 2.779.478 aborígenes pertenecientes a 390 pueblos autóctonos y 137 pueblos “no contactados”. Son personas que hablan 240 lenguas que pertenecen a 49 ramas lingüísticas, entre las más relevantes desde el punto de vista histórico y cultural. Estas iglesias locales, que tienen una o más diócesis amazónicas, sobre todo Brasil, desde septiembre de 2014 pueden contar con el apoyo de la Red Eclesial Panamazónica (REPAM), nacida en Brasilia en ocasión de un encuentro de Obispos de diócesis que incluyen en su territorio regiones amazónicas, sacerdotes, misioneros y misioneras de congregaciones que trabajan en la jungla amazónica, representantes de algunas Caritas nacionales y laicos pertenecientes a diversas estructuras de la Iglesia.
En marzo de 2015 el cardenal Peter Kodwo Appiah Turkson presentó en Roma la REPAM y destacó tres de sus características:
1.La transnacionalidad: el elevado número de países involucrados se debe a la consciencia de que una acción eficaz para efrentar desafíos que superan las fronteras de un país en particular requiere la sinergía de las fuezas vivas de todas las Naciones involucradas: desde el nivel del Secretariado de la REPAM hasta el de las diócesis, incluyendo todas las otras iniciativas de la Iglesia en los diferentes estados. Tampoco se deba olvidar que, desde el comienzo, la REPAM trabaja en sintonía con la Santa Sede, el CELAM y sus estructuras.
2. La eclesialidad: Además de operar de manera transnacional, la REPAM se propone crear una colaboración armoniosa entre los diversos componentes de la Iglesia: congregaciones religiosas, diócesis, Caritas, asociaciones y fundaciones católicas y grupos de laicos.
3.El compromiso de tutelar la vida: la REPAM nace como respuesta a desafíos importantes. Está en juego la defensa de la vida de numerosas comunidadees que, sumadas, representan más de 30 millones de personas. Ellas se encuentran amenazadas por la contaminación, por el veloz y radical cambio del ecosistema del que dependen y por la falta de protección de fundamentales derechos humanos. Esto ocurre, por ejemplo, cuando la deforestación avanza sin control o cuando los proyectos mineros o agrícolas intensivos se implementan sin consultar ni mucho menos involucrar a las poblaciones locales de la Amazonía, en el respeto a su dignidad.
Estas consideraciones contienen todos los elementos fundamentales que dan fundamento y perspectiva eclesial a la sugerencia del Papa Francisco, y que el principal animador de la REPAM, el cardenal Claudio Hummes, describió de la siguiente manera a Radio Vaticana: “El Santo Padre Francisco nos ha alentado con fuerza en esta dirección cuando en 2013, durante la Jornada Mundial de la Juventud en Rio de Janeiro, les dijolos obispos brasileños que : “La Amazonia esun tornasol, un banco de pruebas para la Iglesia y la sociedad brasileña”. Hizo después un “vigoroso llamamiento al respeto y la custodia de toda la creación, que Dios ha confiado al hombre, no para explotarla salvajemente, sino para que la convierta en un jardín”. E incluso afirmó: “quisiera añadir que la obra de la Iglesia [en Amazonia] ha de ser ulteriormente incentivada y relanzada”. La creación de la Red Eclesial Panamazónica se propone como un ulterior incentivo y relanzamiento de la obra de la Iglesia en Amazonía, tan intensamente deseado por el Santo Padre. Allí la Iglesia quiere ser con coraje y determinación una Iglesia misionera, misericordiosa, profética, cercana a toda la gente, especialmente a los más pobres, a los excluidos, a los descartados, a los olvidados y a los heridos. Una Iglesia con un “rostro amazónico” y un “clero autóctono”, como propuso el Papa Francisco en el discurso que acabamos de citar a los obispos brasileños.
Luis Badilla
Tierras de América

Católicos en Uruguay, ¿una realidad exótica?



A diferencia de lo que ocurre en el resto de América Latina, en Uruguay los católicos son una minoría. Ante esta realidad, el cardenal Daniel Sturla plantea con claridad: “podemos volvernos una ‘realidad exótica’, o asumir nuestra misión de ser ‘sal y luz del mundo'”.

En 2014, apenas asumió como titular de la arquidiócesis de Montevideo, el salesiano Daniel Sturla promovió la realización de una amplia consulta sobre “el impacto religioso de la Iglesia católica en la sociedad montevideana”. La conclusión fue que, si bien es una presencia con múltiples aristas, su “impacto en la dimensión religiosa” es acotado y disminuye. “Esto se da en el contexto de una sociedad que necesita cada vez más del sentido de la vida que sólo en la apertura a Dios se puede encontrar”. Así lo explica el hoy Cardenal en su tercera carta pastoral, Una Iglesia en salida, evangélica y transparente, en la que busca expresar “en clave de acción pastoral” los lineamientos que ya habían sido presentados en su primera carta, Transparencia de Evangelio, en 2015.
El objetivo general es responder al llamado a ser “transparencia de Jesús”: “Si Jesús está impreso en nuestra vida, en nuestro rostro, en nuestra sonrisa, en nuestro actuar, lo transparentaremos”, explica. Y esto no sólo se aplica a las personas individuales, sino también a un nivel comunitario e institucional, agrega. Esto se puede desarrollar desde las cuatro dimensiones pastorales de la Iglesia, que solemos llamar por su nombre griego: kerygma (anuncio), koinonía (comunión), diakonía (servicio) y liturgía (celebración).
“Nos alarma el número de nuestros hermanos que se han ido alejando de la práctica de la fe primero, y luego, poco a poco, de la misma vida de fe. La secularización en nuestro país fue muy profunda y ha creado ese vacío existencial que, pasadas las ideologías entusiasmantes que marcaron otros tiempos, hoy sólo parece llenar el ansia de consumo”, analiza con preocupación el arzobispo. En este contexto, “cada comunidad, cada cristiano, está llamado a preguntarse qué hace para compartir lo que le da sentido a su vida, y así anunciar a Jesús”, remarca. Y aún más urgente resulta esto en los barrios populares y los asentamientos informales, agrega, donde si bien la Iglesia está presente con diversas acciones solidarias, “no logra llegar a anunciar”. “Uruguay necesita de Cristo, no sólo de los valores cristianos”, subrayó en la presentación de la carta en el anfiteatro del Club Católico.
Rosario de Bendiciones para las Familias, una iniciativa que tiene lugar cada enero en la rambla de la ciudad de Montevideo.
Para lograr llevar adelante estos objetivos, Sturla propone ciertos criterios de acción. El primero es ser una Iglesia participativa, donde los organismos creados para ello sean efectivos y fecundos. Llama a que el clero, la vida consagrada y los laicos logren complementarse sin invadirse, que entren en diálogo. Remarca especialmente la importancia de que los jóvenes sean partícipes de los organismos eclesiales: “Si ellos no están, será importante que nos preguntemos por qué y que les demos el lugar correspondiente”, reafirma.
Luego remarca la importancia de ubicarse en la sociedad plural, democrática y laica en la que se encuentra la Iglesia montevideana. Defendiendo una idea de “laicidad positiva”, sostiene que todos están llamados a colaborar en aras del bien común, y que la Iglesia –a través de sus instituciones y de su jerarquía– tiene mucho que aportar. “En todos los temas que hacen a la dignidad humana tenemos una palabra que decir”, enfatiza. Esto muchas veces es dificultado “por algún ‘complejo’ propio o por prejuicios ajenos”, explica. El desafío “es tener una clara identidad desde la cual dialogar, venciendo dos tentaciones opuestas: pretender dictar cátedra o diluirnos sin decir nada (…) No pretendemos en la sociedad plural que todos piensen como nosotros, pero no queremos callar nuestro aporte que consideramos digno y significativo”, afirma.
Finalmente, el tercer criterio que presenta es hablar un lenguaje comprensible, porque de lo contrario “es obvio que no nos prestarán atención”, lo que también incluye apropiarse de los nuevos medios y lenguajes. Advierte, además, que dado los niveles de secularización existentes hay que estar alerta de no caer en el error de dar por supuesto “elementos básicos de la cultura cristiana”.

Vida Nueva

Transhumanismo: Tecnología y ética por José Fernando Juan



El progreso, como tal, existe en ámbitos tales como la medicina, la tecnología, la comunicación, la arquitectura… pero se resiste el plano ético. O dicho de otro modo, no hay una correlación directa entre la mejora de las condiciones de vida y la vida ética de los individuos, de las personas concretas de carne y hueso. Sin embargo, en los últimos tiempos, y a rebufo del exponencial desarrollo tecnológico, surge una propuesta conocida como transhumanismo (o posthumanismo, no siendo sinónimos exactamente).


Retomo este asunto porque una filósofa de la categoría de Adela Cortina se hace eco de él en su último libro Aporofobia, el rechazo al pobre. En concreto, en el capítulo sexto de esta obra cuestiona el planteamiento de la biomejora moral, como una propuesta que entraría dentro de los melioristas, no sin antes destacar sus cualidades en el terreno del análisis. Sin lugar a dudas, el principio moral que rige este planteamiento es la obligación moral de buscar siempre el progreso de la humanidad. Tomado -lo digo yo, no Adela Cortina- con tanta radicalidad que en su perspectiva el fin justifica los medios.
  • El planteamiento transhumanista ve en la tecnología la superación de lo natural humano, considerado a grandes rasgos una fuente de equívocos y maldades. Las máquinas no sólo son más eficaces y eficientes que los seres humanos, de tal modo que puedan sustituirlos en el ámbito laboral, sino también serían igualmente mejores en el plano humano. De tal modo que pueden igualmente sustituirlos, y no sólo colaborar con ellos, en esa dimensión humana. Calculan mejor, analizan mejor, valoran riesgos mejor y tienen mayor probabilidad de éxito. ¿Por qué no valerse de esta nueva capacidad para mejorar éticamente la población?
  • Es loable e interesante el deseo que el transhumanismo tiene de mejorar la humanidad y el acierto al señalar la ética como cuestión decisiva, primera y sustancial. Ni la economía, ni la política siquiera, sino la primacía de la persona. Pero este deseo impaciente y precipitado cae fácilmente en la imprudencia, y el análisis se queda corto. Si para mejorar la humanidad la propuesta es eliminar algo esencial de ella, como su voluntad y toma de decisiones, ¿no es esto una especie de diluvio tecnológico? ¡Que quede el mejor para diseñar y controlar los chips!
  • En el núcleo de la cuestión está, aunque Adela Cortina no lo analiza y se queda en el campo de las motivaciones humanas, ¿quién tiene capacidad para reconocer el bien y ponerlo en acción? Ya no sólo quién decide en qué chip y cómo qué es lo correcto, lo moralmente aceptable, sino el bien perfecto como tensión de lo más humano sobre sus propia existencia y circunstancias. La cuestión de si una máquina, con sus algoritmos pero carente de conciencia, puede acceder al bien es hoy por hoy una quimera, y probablemente un imposible por sí mismo. Si no puede acceder al bien, ¿cómo entonces puede dirigir la acción humana? ¿No se quedaría en el límite de lo correcto, de las reglas establecidas, quizá de la mera sugerencia pero nunca suplantado la libertad, con su grandeza y sus límites? ¿Es acaso separable la motivación (intención) de la acción tan radicalmente, como si del dualismo alma y cuerpo se tratara?
  • ¿De quién es la responsabilidad en este caso? ¿De quién diseña y construye, estando claramente fuera del sistema Matrix diseñado? ¿De la máquina, de la “mejora”? ¿De la persona, que más que actuar padece la acción? Puesto que responsabilidad (y culpa), también la legislación entera universal y la moralidad como la entendemos, se asienta sobre la libertad, ¿sin libertad se caería en una especie de nada desde la que hacer surgir el todo, ordenado y sistemáticamente controlado por las máquinas?
  • La propuesta del transhumanismo parte del más que conocido y sufrido, quizá no pensando suficientemente, pesimismo del siglo XX nacido de la barbarie de las guerras y la irreconciliable humanidad globalizada que viene después de ellas. El desprecio por lo natural humano es, a mi modo de ver, el presupuesto fundamental en el que sobreviven estas descabelladas propuestas. Y bien hace al preguntar Adela Cortina, al final del capítulo, si no cabe ningún otro camino para la mejora moral. O lo que es lo mismo, el lamento por la situación que ocupa la educación hoy, más preocupada de la eficiencia laboral que de dar solidez y fundamento a las personas, como futuros ciudadanos, y los pueblos.
Creo que, a pesar del auge en ciencia ficción y en diversos campos del saber humano de los ideales del transhumanismo, no hemos pensado con suficiente entereza lo que supone. Y, lo que es peor aún, hemos dejado de confiar en la humanidad necesitados de reposar la cabeza en casi cualquier cosa. ¡Que nos salven de nosotros mismos, como sea pero que nos salven!
José Fernando Juan
entreParéntesis

Jesuitas estadounidenses devuelven terrenos a los sioux



Quizá motivados por la gran cercanía que ha mostrado el papa Francisco con los pueblos originarios de América, quizá por una mera noción de justicia, lo cierto es que los jesuitas de Estados Unidos han comenzado a restituir a los indios de la etnia sioux cerca de 500 hectáreas que les habían sido donadas por el gobierno federal en 1880 y que pertenecen a la Rosebud Indian Reservation (RIR).
Se trata de una reservación india situada en el Estado de Dakota del Sur, casa de de los Sicangu Oyate (Upper Brulé Sioux Nation), también conocida como Sicangu Lakota, o la Rosebud Sioux Tribe (RST), uno de los brazos del pueblo lakota. Esta reserva se estableció en 1889 (ocho años más tarde de la donación de los terrenos a los jesuitas) como partición de la Gran Reservación Sioux.
La porción del terreno a los sioux proviene del Tratado del Fuerte Laramie y, originalmente, cubría todo el llamado West River (el área oeste del río Missouri) así como porciones del norte de Nebraska y del este de Montana. Incluye todo el Condado de Todd (Dakota del Sur) y tierras y comunidades de condados aledaños que han sido –alguna vez en el tiempo— parte de la reserva.
En 1880 el gobierno de Estados Unidos había donado cerca de 500 hectáreas de esta zona a los jesuitas para que construyeran iglesias y cementerios y se constituyeran ahí como misión para estos pueblos originarios, dependientes de la Misión de San Francisco (California).
En el momento de máximo desarrollo, se llegaron a construir hasta 23 misiones, pero, poco a poco, se ha ido despoblando el área y las iglesias quedaron desiertas.
Un símbolo, pero valioso
La operación de restitución de los terrenos a la RIR se completará en el mes de junio de 2017, según un video de YouTube del padre jesuita John Hatcher, presidente de la misión de San Francisco.
“Es hora de devolver a la tribu todas aquellas parcelas de terreno que fueron entregadas a la iglesia con fines religiosos” resalta el padre Hatcher en el video, destacando la oportunidad de devolver las tierras que por derecho le pertenece al pueblo lakota.
Esta tierra entregada de nuevo en manos de los Rosebud Sioux “podría ser utilizada para fines agrícolas, para el pastoreo. Podría ser utilizada para el desarrollo de la comunidad. Podría seguir siendo utilizada para fines religiosos”, explica el padre Harold Compton, Director Adjunto de la Tribal Land Enterprises, la empresa de gestión de la tierra de Rosebud Sioux.
Hay alrededor de 25.000 personas registradas como Rosebud Sioux, de los cuales cerca de 15,000 personas viven en la reserva. El área total de la reserva es 5.103 kilómetros cuadrados.
Compton le dijo a Catholic News Service que la devolución de los jesuitas a los sioux es totalmente “simbólica”, aunque también se trata de darle ventajas a las personas que habitan la RIR puesto que “la tierra aquí es valiosa”, alrededor de mil o dos mil dólares por acre (un acre son 4,046.86 metros cuadrados).
Rodney Burdeaux, jefe de operaciones de la Misión de San Francisco dijo que cuando comenzó a trabajar allí hace cinco años, la transferencia de tierras, iniciada por el padre Hatcher, estaba “estancada”. El estancamiento lo atribuyó a no poder encontrar la oficina adecuada dentro de la oficina federal de Asuntos Indígenas para poder seguir adelante.

Jaime Septién
 Fuente: revistasic/CPAL