Monday, April 24, 2017

Mientras haya libros, habrá esperanza por José María Rodríguez Olaizola sj


Porque en los libros se plasman sueños y decepciones, se comparte lo aprendido, lo sentido, lo equivocado, lo encontrado. Porque tal vez todos tengamos algo de islas. Pero si podemos compartir la palabra, la memoria, la historia, entonces tenemos mucha posibilidad de crecer, de continuar la obra creadora que un día se puso en nuestras manos. Imaginación, sabiduría, búsquedas… se van desplegando en las páginas de la gran biblioteca de la historia humana. Novelas o ensayos, ficciones o realidad, ciencia y especulación. En todo ello van volcando, los seres humanos, sus anhelos más hondos, su ficción más atrevida y su verdad más desnuda. 
El lector toma prestadas las palabras ajenas, y las convierte en propias. Entonces vuela, navega, se zambulle en otros universos. Gracias a los libros, podemos remar como un solo hombre, convertirnos en guardianes, poetas o prisioneros; podemos comprender que la patria cada uno la ve de maneras diferentes; resolvemos misterios; viajamos a la velocidad de la luz; vemos la cara más amable y también la más violenta del mundo; somos pacifistas o soldados, magos o frailes, vivimos en la corte del Rey Sol o construimos catedrales medievales. Viajamos por los desiertos, por las cumbres, por las calles de todas las ciudades. Creemos, y dudamos. 
Pobre quien, con ignorancia sin culpa, alardea con un «a mí no me gusta leer». Porque, acaso sin saberlo, se le han cerrado las puertas de mil mundos que hubieran estado a su alcance. 
Abre un libro. Zambúllete en sus páginas mientras dejas volar la imaginación. Completa, con tu talento, las escenas, los colores, los aromas, los rostros de los personajes. Y la palabra te hará fuerte.


Miedo de ser frágil


Cuántos problemas imaginarios nos formamos, y qué pocos reales. Cuántas ansiedades nos invaden que, fríamente miradas, se diluyen como arena en el mar, pero que al principio parecen insalvables. En parte es nuestra vida, nuestro ritmo, nuestra sociedad… Vivir sin pausa. Saltar de una ocupación a otra, de una preocupación a otra. Sentir mucho y rápido, pero pensar poco. Y, por encima de todo, vivir en un constante equilibrio que no nos deje tropezar o caer.  Pero si un niño no se cae nunca aprenderá a caminar. ¿No será parte de la maduración el aceptar lo quebradizo?

PASTORALSJ

Escuchando y reflexionando sobre el Evangelio del día de hoy


La Palabra de Dios

Juan 3:1-8

Había un fariseo llamado Nicodemo, jefe judío. Éste fue a ver a Jesús de noche y le dijo: "Rabí, sabemos que has venido de parte de Dios, como maestro; porque nadie puede hacer los signos que tú haces si Dios no está con él." Jesús le contestó: "Te lo aseguro, el que no nazca de nuevo no puede ver el reino de Dios." Nicodemo le pregunta: "¿Cómo puede nacer un hombre, siendo viejo? ¿Acaso puede por segunda vez entrar en el vientre de su madre y nacer?" Jesús le contestó: "Te lo aseguro, el que no nazca de agua y de Espíritu no puede entrar en el reino de Dios. Lo que nace de la carne es carne, lo que nace del Espíritu es espíritu. No te extrañes de que te haya dicho: "Tenéis que nacer de nuevo"; el viento sopla donde quiere y oyes su ruido, pero no sabes de dónde viene ni a dónde va. Así es todo el que ha nacido del Espíritu."

Palabra del señor


Escuchando La Palabra

Lee este texto lentamente, varias veces, y percibe si alguna palabra, o frase, se destaca de las demás, y quédate con ella por el tiempo que quieras, antes de seguir leyendo.
Este ejercicio es como probar un dulce. No trates de analizar la frase, tal como no se debe mascar un dulce para que dure más, o que tampoco examinarías en qué consiste el dulce antes de probarlo.
A menudo una frase atraerá la atención de nuestro subconsciente, antes de nuestra mente consciente se dé cuenta de la razón de esa atracción. Por eso es bueno quedar meditando esa frase lo más posible, sin tratar de analizarla.
Pueden aparecer muchas distracciones en mi mente; pero algunos pensamientos, lejos de ser distracciones, pueden convertirse en la sustancia de mi oración. Es como si la frase de la Escritura fuera una linterna, que ilumina la corriente de mis pensamientos, memorias, reflexiones, sueños, esperanzas, ambiciones y temores, y mi oración llega a ser una mezcla de la Palabra y de mis pensamientos y sensaciones profundas.

Reflexiones sobre la lectura de hoy

  • El cauteloso Nicodemo está, tanto espiritualmente como físicamente, en la obscuridad. Las palabras de Cristo encienden una mecha de quema lenta que resplandecerá como luz, en el momento más inesperado. Después de la Crucifixión, cuando todo parecía terminado, Nicodemo se fortalece a sí mismo, yendo al jardín de la tumba portando mirra y aloes.
  • Yo siempre rezo en el Espíritu Santo, recordando las palabras del Papa Francisco: “Sólo el Espíritu Santo nos da la fuerza para cambiar nuestras actitudes, para cambiar la historia de nuestras vidas, para cambiar nuestras pertenencias”.

Conversación


Siento que reacciono en alguna forma al orar con la Palabra de Dios? Me siento desafiada(o), confortada(o), enojada(o)?

Imagino a Jesús sentado o de pie, a mi lado; le hablo sobre mis sentimientos, como al mejor de los amigos.


Conclusión



Gloria al Padre y al Hijo y al Espiritu Santo;
como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos.
Amen
Espacio Sagrado

Algo para pensar y orar en esta semana. Tomás el incrédulo


Tomás el incrédulo


El apodo “Tomás el incrédulo” siempre me ha molestado. Después de todo, Tomás poseía una gran fe, y por ella dejó todo lo que tenía: familia, amigos, hogar y trabajo, para seguir a Jesús. Y sin embargo, lo recordamos sólo por un momento, en el que le surgió una comprensible duda, ante una situación tan inesperada. De hecho, no creo que mi reacción ante la noticia que recibió hubiera sido muy distinta. Cuando me coloco al lado de Tomás al leer el Evangelio de Juan, veo que Tomás, en su humanidad, es una figura destacada.

Como Tomás no estaba con los demás discípulos en la Sala de Arriba, cuando Jesús se les apareció por primera vez, su encuentro con Cristo Resucitado fue postergado. En cierto sentido, su especial experiencia con el Resucitado lo llevó a una Pascua personal.

En el relato de Tomás, somos testigos de la jornada espiritual de un alma deseosa de acompañar a Jesús, a pesar de tener una humanidad real y con defectos. En Tomás, también podríamos ver la historia del “otro”, aquél que se separó de la comunidad, una figura que todos los que desean acompañar a Jesús, en fe y en obras, nos pueden relatar.


Rebeca Ruiz
Espacio Sagrado

Dime una Palabra por Luis Fernando Crespo SM. Nacimiento


24 de abril
Lunes II de Pascua
Jn 3, 1-8 Lo que nace del Espíritu es espíritu
espíritu del viento, que sopla donde quiere, y oyes su ruido, pero no sabes ni de dónde viene ni adónde va. Espíritu en libertad. Espíritu que susurra en la noche, sigiloso vendaval. Espíritu calmo de eternidad. Espíritu que es brisa sosegada. Tu espíritu, Señor, que es fuerza, energía, vida, que me hace renacer.
Luis Fernando Crespo SM
Dime una Palabra

La Resurrección es... por el Hermano cortés

RD

PARA TENER EN CUENTA. Iniciando el contacto con un MENSAJE que invita a REFLEXIONAR

Fe Adulta

CVX: Conversando con Ismael Aracena sj



Para conocer su visión de la CVX, a nivel nacional, conversamos con Ismael Aracena sj, Asistente Eclesiástico Nacional

Friday, April 21, 2017

Entender la secularización por Augusto Horcal sj, filósofo



Por: Augusto Hortal
Filósofo y jesuita
La secularización como proceso social e histórico es un hecho innegable y a la vez una interpretación de ese mismo proceso: a medida que ha ido avanzando la modernización se ha ido desvaneciendo en la escena social la religión. Ese proceso puede ser percibido como pérdida o como ganancia, como un fenómeno universal o como predominantemente occidental (por no decir europeo), como un destino inexorable hacia una desaparición de la religión (al menos de la esfera pública) o como un proceso de reconfiguración de las creencias y las instituciones religiosas.
Charles Taylor en A Secular Age distingue tres acepciones que se fijan en diferentes aspectos, interconectados entre sí, de un proceso de las sociedades occidentales que se extiende a lo largo de los cinco últimos siglos.
  • Una primera acepción es la que se suele designar como separación de Iglesia y Estado y consiste en la constitución de una esfera pública emancipada de la tutela eclesial y por lo mismo laica, que acepta y respeta las confesiones y manifestaciones compatibles con el orden y el bien público. Taylor la llama secularización 1.
  • Una segunda acepción, que Taylor llama secularización 2, consiste fundamentalmente en el proceso de diferenciación y separación de distintas esferas de la vida social que, desvinculadas de la religión, responde cada una a su propia lógica interna. La ciencia sigue su propia racionalidad, lo mismo el arte, la política, la economía, la medicina, la cultura… La religión deja de ser omniabarcante y pasa a ser una esfera más, residual, cada vez menos relevante para la vida social; se puede y debe ser político, economista, médico, científico, empresario o artista, incluso se puede y debe ser ético en cualquiera de estos ámbitos, con independencia de ser o no religioso. Es lo que Max Weber entendía como proceso de “desencantamiento del mundo“, es decir de progresiva racionalización de los distintos ámbitos sociales y culturales y la consiguiente pérdida de relevancia social de la religión. El arte, la ciencia, la economía, la sanidad, la cultura… cada ámbito tiene su propia lógica interna independiente, al margen de la fe y de las instituciones religiosas. Esto va acompañado del descenso de la práctica religiosa en amplias capas de la población, algo que durante decenios ha sido tomado como indicador de la progresiva e imparable secularización de la sociedad.
  • Por último, secularización 3 es para Taylor el momento en que para el conjunto de la sociedad, no sólo para minorías, la fe en Dios pasa a ser una mera opción personal privada, por cierto, menos fácil y menos plausible social y psicológicamente que la de no creer en Él. Para esta forma de secularidad no existe más que lo secular, no importa más que el mundo y el hombre en el más acá. Se niega la trascendencia, y por supuesto a Dios. Por primera vez en la historia ha surgido una sociedad en la que el humanismo autosuficiente, el antihumanismo nietzscheano y el naturalismo materialista no necesitan de Dios. Dios es una opción disponible pero poco relevante y plausible para amplias capas de población.
Cabe señalar que en las tres acepciones hay una mutua dependencia conceptual y real entre lo secular y lo religioso, entre el Estado y la Iglesia de la que se emancipa el Estado, entre la racionalidad científica, económica, política, ética y el modo de entenderse la racionalidad de cada esfera y aquella otra manera de entender e integrar las distintas esferas que venía teniendo la comprensión religiosa del mundo, de la sociedad y de la vida humana.
Por esto no es de extrañar que el concepto de laicidad (y el adjetivo laico/a) sea un concepto oscilante que sólo queda claro cuando se explicita a qué se contrapone. Yo mismo me entiendo a mí mismo como partidario de la laicidad y como contrario y resistente a la misma (que prefiero llamar laicismo); algo semejante percibo en aquellos a los que  leo y con los que dialogo. Es interesante sacar a luz en qué Dios no creen los ateos y de qué forma de entender la religión se distancian los que abogan por neutralizarla en la vida social o en el ámbito público.
entreParéntesis

La Iglesia de São Félix do Araguaia muestra su indignación ante el asesinato de campesinos brasileños



"Nadie robará los sueños y esperanzas del pueblo", claman Ciocca y Casaldáliga


"El gobierno del actual presidente Temer está en una posición de guerra contra los pobres"


(Luis Miguel Modino, corresponsal en Brasil).- La Iglesia de São Félix do Araguaia, con su obispo Monseñor Adriano Ciocca Vasino y el obispo emérito Monseñor Pedro Casaldáliga, han denunciado con vehemencia el asesinato de al menos diez campesinos, inclusive niños, perpetrado este último jueves, 20 de abril, en el municipio de Colniza, estado de Mato Grosso, el mismo donde ha vivido durante casi cincuenta años el obispo Casaldáliga, quien nunca dudó en asumir las causas de los más pobres, principalmente indígenas y campesinos sin tierra.
Se trata de un nuevo episodio de violencia contra los más pobres en un país en el que el Gobierno Temer ha decidido asumir "una posición de guerra contra los pobres", lo que ha hecho que se viva en un "clima de Tierra sin ley, una verdadera guerra civil en nuestro país".
La situación por la que pasa Brasil es cada vez más preocupante y las voces contra ese clima en el que el país vive resuenan cada vez con más fuerza, especialmente por parte de la Iglesia Católica. Cada día se repiten episodios que sólo pretenden masacrar a los más pobres y establecer un clima de impunidad que permita acabar con quien todavía luchan por la defensa de los derechos humanos.
La región de Mato Grosso ha sido una zona que tradicionalmente se ha visto sacudida por conflictos en el campo, lo que por el momento no parece tener una solución a corto plazo ante la impunidad existente, "fruto de la omisión de los órganos públicos".
En la nota, los agentes de la Prelatura de São Félix, claman "justicia y que los autores de esos crímenes sean procesados y castigados". Al mismo tiempo quieren continuar creyendo en que nada "robará los sueños y esperanzas del pueblo. Y jamás callará la voz de las comunidades que luchan".

En Mato Grosso del campo brota sangre
La Prelatura de São Félix do Araguaia, en reunión con sus agentes de pastoral, su obispo Monseñor Adriano Ciocca Vasino y el obispo emérito Monseñor Pedro Casaldáliga, en la ciudad de São Félix do Araguaia - MT, manifiesta su dolor, indignación y solidaridad con las familias asesinadas en la Gleba Taraquaruçu, municipio de Colniza - MT, el día 20 de abril.

Esta masacre tiene lugar en un momento histórico de usurpación del poder político a través de un golpe de estado institucional, con graves avances en la pérdida de derechos fundamentales para el pueblo brasileño que pone el gobierno del actual presidente Temer en una posición de guerra contra los pobres, lo que se refleja de forma concreta en los proyectos, como las Medidas Provisorias 215 y 759, que violan derechos de los pueblos del campo y comunidades tradicionales, como también en el aumento irritante del escenario de violaciones contra las/os defensores de los derechos humanos. Diversos políticos exponen abiertamente sus discursos de odio e incitación a la violencia contra las comunidades que luchan por sus derechos. Vivimos en un clima de "Tierra sin ley", una verdadera guerra civil en nuestro país.
Como consecuencia, el año 2016 fue el más violento de los últimos 13 años, apuntando para una perspectiva desoladora en el campo. Y esta situación de Colniza, donde asesinaron inclusive niños, nos pone delante de los objetivos de los ruralistas que no tienen ningún temor para conseguir las tierras que buscan.
Las familias de los agricultores de la Gleba Taraquaruçu vienen sufriendo con la violencia desde el año 2004. En este periodo, en decisión judicial, la Cooperativa Agrícola de Producción Roosevelt consiguió la reintegración de la propiedad concedida por el Juez de Derecho de la comarca de Colniza, como fue anunciado en la Nota de la Comisión Pastoral de la Tierra, del 20 de abril de este año. En 2007, al menos 10 trabajadores fueron víctimas de torturas y cárcel privada y, en este mismo año, tres agricultores fueron asesinados.
¿Como están, en este momento, las familias que viven en Colniza? El municipio ya fue considerado el más violento del país. Sabemos que en la región existen otros conflictos de extrema gravedad, como el de la hacienda Magali, desde el año 2000, y el conflicto en la Gleba Terra Roxa, desde el año 2004. La población teme que otras masacres puedan tener lugar.
Clamamos justicia y que los autores de esos crímenes sean procesados y castigados. La consecuente impunidad en el campo, fruto de la omisión de los órganos públicos, perpetúa la violencia.
En la semana en que lamentamos la masacre de Eldorado dos Carajás, ocurrido el 17 de abril de 1997, que mató 19 luchadoras y luchadores del pueblo, somos sorprendidos por otra masacre en el campo, que quiere amedrentar, callar las voces y someter la dignidad del pueblo brasileño.
Estamos seguros que la masacre ocurrida jamás robará los sueños y esperanzas del pueblo. Y jamás callará la voz de las comunidades que luchan.
¡La sangre de los mártires será siempre semilla de JUSTICIA y VIDA!
São Félix do Araguaia, 21 de abril de 2017
RD

España: I Congreso de Márketing Religioso: ¿sabemos “vender” la Buena Noticia?



Auspiciado por los dominicos, arranca hoy viernes en Madrid “REinspira ’17”, la primera edición de un encuentro que buscar inspirar desde el márketing el nuevo modelo de relación y comunicación de la comunidad eclesial

Desde la tarde de hoy viernes 21 de abril, se desarrolla en la CaixaForum de Madrid, el Primer Congreso Internacional de Márketing Religioso “REinspira ’17”. Organizado por los laicos dominicos (Orden de los Predicadores), este espacio de reflexión intentará inspirar desde el márketing el nuevo modelo de relación y comunicación de la comunidad eclesial.
“No nos sabemos vender. Es algo que me dicen una y otra vez tanto amigos cristianos como profesionales del sector”, explica Carlos Luna, director del congreso y laico dominico: “El márketing no aborda qué te voy a comunicar a ti, sino qué excusa comunicacional te voy a presentar para que tú te quieras relacionar conmigo”.
¿Cómo despertar interés sobre los temas eclesiales? ¿Cómo hacer atractivo un mensaje de la Iglesia? ¿Cómo captar la atención de gente alejada de la comunidad eclesial? ¿Qué herramientas puede ofrecernos el marketing para este objetivo concreto? ¿Es posible la marca Iglesia?
Estas y otras preguntas se tratarán de resolver durante estas dos jornadas de análisis y aprendizaje, con la ayuda de una decena de especialistas y profesionales expertos en marketing que brindarán aportes y “tips” a los participantes, para desarrollar un auténtico cambio en la relación y comunicación del ámbito religioso.
Carlos Luna, director del Congreso de Marketing Religioso
Carlos Luna, director del Congreso de Marketing Religioso

Necesidad de trascendencia

“Al igual que se utiliza en otros ámbitos, el marketing se puede utilizar para satisfacer una necesidad de trascendencia y búsqueda del sentido”, explica Luna, convencido de que Iglesia cuenta con recursos “más que suficientes” para llegar a más gente.
Inspiración y creatividad, diálogo y debate, autenticidad, segmentación… Son palabras que irán apareciendo a lo largo del Congreso, a fin de acordar estrategias para presentar el mensaje siempre vigente de la Iglesia con las nuevas aplicaciones e innovaciones del mundo digital.
“Tenemos que aprender a acercar el mensaje del Evangelio a través de otros nuevos canales de comunicación. Tenemos un buen producto, pero hemos de llegar a la gente a través de la empatía, una virtud que tiene el Papa. Francisco es capaz de poner en los zapatos del otro, pero no con sus categorías mentales, sino con las categorías de quien se va a poner ese calzado”, subraya el director de este foro auspiciado por los dominicos.

Vida Nueva

JESUITAS: Un jesuita secuestrado en el sur de Nigeria



Abuja (Agencia Fides) - Un jesuita ha sido secuestrado en el sur de Nigeria, se trata del p. Samuel Okwuidegbe, nigeriano de 50 años de edad, que ha sido apresado por unos desconocidos el 18 de abril, en la carretera que une Benin City a Onitsha.

Según la información recogida por “La Croix”, el p. Okwuidegbe se dirigía a un retiro a 150 km del centro de espiritualidad que él dirige, donde vive con tres hermanos. Su coche ha sido encontrado por la policía, que continúa la investigación para encontrarlo.

“En este momento no tenemos muchos detalles. Es la primera vez en varios años que un sacerdote de nuestra Compañía de Jesús es víctima de un secuestro en la región”, ha dicho el p. Rigobert Kyungu Musenge, secretario regional de los jesuitas para África y Madagascar, que revela que dos personas más han sido secuestrados junto con el p. Okwuidegbe. “No creemos que haya sido secuestrado específicamente por ser sacerdote”, subraya.

En 2016, varios sacerdotes católicos fueron secuestrados en Nigeria, especialmente en las regiones del sur. Don Sylvester Onmoke, presidente de la asociación de sacerdotes diocesanos de Nigeria (President of the Nigeria Catholic Diocesan Priests Association, NCDPA) ha descrito “la reciente ola de secuestros de sacerdotes y religiosos como un asalto a la Iglesia” (véase Fides 7/7/2016). (L.M.) (Agencia Fides 21/4/2017)

CVX Jóvenes en Santiago. Presentación resultado Censo CVX. Entrevista a Jorge Blake e imágenes de la actividad



CVX: Conversando con Jorge Blake, CVX Jóvenes en Santiago 


El pasado jueves 20 de abril se presentó el resultado del Censo que la CVX Jóvenes en Santiago realizó entre el 29 de marzo y el 18 de abril de este año.
Aprovechamos de conversar con Jorge Blake, que es el Vice Peresidente de Formación para conocer los resultados









ROSTRO





Tres jesuitas cantando juntos. Y muchos rostros que muestran a Jesús. Rostros que nos enseñan a ver lo que no esperábamos. Rostros que hablan de ternura, de pasos que no siempre queremos recordar. De ese abrazo que hace la ley en mil pedazos y nos invita a volar. Y es que todo cambia cuando miramos bien los rostros que nos rodean.


pastoralsj

Escuchando y reflexionando sobre el Evangelio del día de hoy




La Palabra de Dios

Juan 21:1-13


Después de esto, nuevamente se apareció Jesús a sus discípulos en la orilla del lago de Tiberíades. Y se hizo presente como sigue: Estaban reunidos Simón Pedro, Tomás el Mellizo, Natanael de Caná de Galilea, los hijos del Zebedeo y otros dos discípulos. Simón Pedro les dijo: «Voy a pescar». Contestaron: «Vamos también nosotros contigo». Salieron, pues, y subieron a la barca, pero aquella noche no pescaron nada. Al amanecer, Jesús estaba parado en la orilla, pero los discípulos no sabían que era él. Jesús les dijo: «Muchachos, ¿tienen algo que comer?» Le contestaron: «Nada». Entonces Jesús les dijo: «Echen la red a la derecha y encontrarán pesca». Echaron la red, y no tenían fuerzas para recogerla por la gran cantidad de peces. El discípulo de Jesús al que Jesús amaba dijo a Simón Pedro: «Es el Señor». Apenas Pedro oyó decir que era el Señor, se puso la ropa, pues estaba sin nada, y se echó al agua. Los otros discípulos llegaron con la barca -de hecho, no estaban lejos, a unos cien metros de la orilla; arrastraban la red llena de peces. Al bajar a tierra encontraron fuego encendido, pescado sobre las brasas y pan. Jesús les dijo: «Traigan algunos de los pescados que acaban de sacar». Simón Pedro subió a la barca y sacó la red llena con ciento cincuenta y tres pescados grandes. Y no se rompió la red a pesar de que hubiera tantos. Entonces Jesús les dijo: «Vengan a desayunar». Ninguno de los discípulos se atrevió a preguntarle quién era, pues sabían que era el Señor. Jesús se acercó, tomó el pan y se lo repartió. Lo mismo hizo con los pescados. 

Palabra del Señor




Escuchando La Palabra


Lee este texto lentamente, varias veces, y percibe si alguna palabra, o frase, se destaca de las demás, y quédate con ella por el tiempo que quieras, antes de seguir leyendo.
Este ejercicio es como probar un dulce. No trates de analizar la frase, tal como no se debe mascar un dulce para que dure más, o que tampoco examinarías en qué consiste el dulce antes de probarlo.
A menudo una frase atraerá la atención de nuestro subconsciente, antes de nuestra mente consciente se dé cuenta de la razón de esa atracción. Por eso es bueno quedar meditando esa frase lo más posible, sin tratar de analizarla.
Pueden aparecer muchas distracciones en mi mente; pero algunos pensamientos, lejos de ser distracciones, pueden convertirse en la sustancia de mi oración. Es como si la frase de la Escritura fuera una linterna, que ilumina la corriente de mis pensamientos, memorias, reflexiones, sueños, esperanzas, ambiciones y temores, y mi oración llega a ser una mezcla de la Palabra y de mis pensamientos y sensaciones profundas.

Reflexiones sobre la lectura de hoy

  • Pedro está perdido sin saber qué hacer. El siente que es un fracaso en lo que normalmente sabe hacer bien. ¿Me puedo identificar con él algunas veces? Pero Pedro está abierto a otra voz, que él reconoce tenuamente pero no completamente. Él hace lo que le es sugerido y le siguen maravillosos resultados.
  • Por tanto esto también puede ser para mí, si yo estoy abierto a ser sorprendido. Señor, permíteme aceptarte hoy día, como el Dios de las buenas sorpresas.

Conversación


Como me ha llegado la Palabra? Me ha dejado indiferente?

Me ha consolado, o me ha impulsado a actuar en otra forma?

Imagino a Jesús mismo, sentado o de pie, cerca de mí.
Me vuelvo hacia Él y le abro mi corazón.


Conclusión


Gloria al Padre,
Gloria al Hijo,
Gloria al Espiritu Santo,
como era en el principio,
es ahora, y siempre será,
por los siglos de los siglos
Amen


Fuente: Espacio Sagrado

Dime una Palabra por Luis Fernando Crespo SM: El Señor


21 de abril
Viernes de la octava de Pascua
Jn 21, 1-14 Es el Señor
Eres tú, Señor, el ser de mi ser, el amor de mi amor, la vida de mi vida.
Luis Fernando Crespo SM
Dime una Palabra

PARA TENER EN CUENTA. mensaje que invita a reflexionar...

Fe Adulta

LA RESURRECCIÓN ES... por el Hermano Cortés


RD

Thursday, April 20, 2017

JESUITAS: Roberto Jaramillo, SJ: Hay que arriesgarse a pensar otro modelo para América Latina



La Conferencia de Provinciales Jesuitas en América Latina y El Caribe (CPAL) coordina y planifica, a nivel interprovincial, la presencia y el compromiso de la Compañía de Jesús en el continente latinoamericano. Roberto Jaramillo SJ, su Delegado Social hasta el mes de marzo y hoy el Presidente de la CPAL, ofreció una entrevista a la revista del Apostolado Social de la Provincia del Perú, “Intercambio”. En donde comparte el trabajo de los jesuitas y su visión en los temas más resaltantes en estos tiempos: Amazonía, Cambio Climático, migraciones y corrupción.

¿Qué trabajo ha ido realizando la CPAL en lo referente al Cambio Climático y la ecología en la región?
La CPAL tiene, como uno de sus desafíos, el aumentar la conciencia y la práctica amigable con el medioambiente. Pero no podemos hacerlo solos y, para ser sincero, creo que hemos hecho poco en ese sentido.
Una de las maneras en que lo hacemos es a través de la Asociación de Universidades confiadas a la Compañía de Jesús en América Latina (AUSJAL), que también realiza un trabajo de reflexión sobre los fenómenos del cambio climático y cómo enfrentarlo de manera local o regional. La AUSJAL tiene un “grupo de homólogos del medio ambiente”, del cual participa el Sector Social de la CPAL, trabajando en cómo hacer sus campus cada vez más amigables y educativos con el medio ambiente, de manera que los estudiantes puedan reproducir, en su acción profesional y en sus casas, lo que ven en la universidad.
También en los Centros Sociales jesuitas hay trabajos de promoción y cuidado con la tierra, de producción de alimentos y seguridad alimentaria, concretamente en el Programa Comparte, con 14 centros a nivel de Latinoamérica. Ellos trabajan con más de 200 asociaciones de productores en pequeñas parcelas y productores de las periferias urbanas, formando en la consciencia de que otras maneras de producir son posibles, siendo amigables con el ambiente y buscando insertarse de manera escalable en las economías locales, regionales o internacionales.
El equipo del Proyecto Pan Amazónico está, también, muy presente en la Red Eclesial Pan Amazónica (REPAM) que busca concientizar, no solo al interior de la Amazonía, sino de la Iglesia toda, sobre el cuidado de los ríos, de las etnias, de las culturas y de los recursos naturales que viven en ese macro sistema del cual, finalmente, dependemos todos nosotros.
¿Qué efectos ve en la Amazonía por este problema ecológico?
La Amazonía es un lugar paradójico, tiene recursos muy abundantes todavía, pero es muy frágil.
Las comunidades indígenas amazónicas son las más pobres y sufren las consecuencias de la codicia de las empresas, agroindustrias y de la economía de mercado, que la piensan como una gran alacena con mucha agua, madera, minerales, tierra, pero donde –dicen y sostienen ellos- “hay poca gente”. En el fondo, sí se ha entendido que la Amazonia es un bioma con características únicas, pero no les interesa aceptarlo ni mostrarlo de esa manera porque detrás de su percepción hay codicia de recursos naturales y de tierras.
La Amazonía nunca ha salido de los ciclos extractivos. Primero fue el “palo Brasil”, cuando se llevaban colorantes a Europa en el siglo XVII; después fue el caucho; y luego se pensó la Amazonía como “un lugar despoblado” como destino para personas sin tierra; así llegaron culturas, pueblos y mecanismos que terminaron agotando la tierra, destruyendo los bosques y contaminando las aguas. Ahora hay un nuevo ciclo extractivo: uno turístico, que pretende vender la Amazonía como algo estético, pero no para defenderla como un patrimonio de todos.
En estos ciclos sucesivos los indígenas se fueron quedando sin tierras y sin espacios de caza ni de producción, muchas veces sin ciclos económicos que les permitan mantener su cultura viva. La más extrema manifestación de todo esto son las comunidades que han perdido su lengua, su religión y sus tradiciones; muchas de ellas, al ser urbanizadas, han tenido que reinventar su identidad política. Lo que no quiere decir que dejen de ser indígenas.
Todas las comunidades asentadas en la Amazonía viven en condiciones muy pobres: tienen mala alimentación, pocas expectativas de vida, bajísimos niveles de enseñanza, precaria atención en salud, malas y escasas vías y formas de comunicación, pobres niveles de participación política.



Otra de las preocupaciones de la Compañía de Jesús es la realidad migratoria y de refugiados que, en los últimos años, ha cobrado relevancia, ¿cómo es el trabajo de los jesuitas en América Latina en el tema de inmigrantes y refugiados?
Este es uno de los trabajos más importantes y se realiza a través de dos redes: el Servicio Jesuita a Refugiados (SJR), fundado por el padre Arrupe, y el Servicio Jesuita a Migrantes (SJM).
El SJR tiene su base en Colombia, donde atiende a la población desplazada internamente y a quienes solicitan refugio en otros países. Durante muchos años ha sido un actor importante en los flujos producidos por el conflicto guerrillero y paramilitar en Colombia. En los últimos años, con el agravamiento de la situación en Venezuela y la crisis de su relación con Colombia, ha ido aumentando también el flujo de venezolanos refugiados en Colombia o colombianos deportados que requieren atención en su país después de pasar muchos años en Venezuela. También se atiende el flujo hacia los países del sur, pasando fundamentalmente a través de Ecuador.
El SJM, por su parte, tuvo su inicio hace casi 20 años, trabajando especialmente con migrantes forzados. Este se estableció, fundamentalmente, en tres lugares, que corresponden a los flujos migratorios más grandes: el primero, y el más deshumano de todos, es Centroamérica-Norteamérica (CA-NA), que es el flujo de personas de Guatemala, El Salvador y Honduras, llamado Triángulo Central Centroamericano, hacia Estados Unidos; pero ahora, dada la situación en EEUU, también de personas que buscan mejores situaciones en Costa Rica y Panamá.
Estas personas, en su camino a EEUU, atraviesan México en condiciones inhumanas. Son explotadas por “polleros” o “coyotes”, a quienes les tienen que pagar miles de dólares para poder pasar de una frontera a otra atravesando ríos, carreteras, etc. Viajan en condiciones de absoluta desprotección, sin papeles ni comida; muchas veces con niños y mujeres embarazadas o con ancianos. México mismo, en los últimos años, endureció las medidas de represión y control en su frontera sur. Por eso estas personas han intentado migrar a Nicaragua, que ofrece un panorama menos violento a nivel social, o a Costa Rica y a Panamá.
La situación de CA-NA se agrava porque muchos haitianos y cubanos que estaban en Brasil, pero que ya no encontraban tantas oportunidades por la situación del país, quisieron entrar a EEUU migrando por Ecuador, Colombia y Panamá, aprovechando la Ley de “Pies Secos” que existía y que el presidente Obama derogó en diciembre. Esta ley decía que, si un cubano ponía pie en territorio norteamericano, lo tenían que recibir; sin embargo, ahora hay muchos haitianos y cubanos que han quedado frenados en la frontera norteamericana.
Otra de las zonas de trabajo del SJM es la triple frontera Perú-Bolivia-Chile; se trata del flujo principalmente de colombianos y bolivianos que buscan posibilidades de vivir en Chile, atravesando Ecuador y Perú. También se integra a esta zona el Centro Zanmi, en Belo Horizonte (Brasil) que trabaja con haitianos, senegaleses y bolivianos. Esta es una labor más aislada, pero pertenece a la región sur. Los jesuitas de Porto Alegre también tienen un programa que no está integrado dentro del Red Jesuita con Migrantes (RJM), y que realizan en alianza con el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR): un programa de asentamiento de familias de refugiados, sobre todo del Asia Menor.
La tercera región del SJR es la Caribe, que atiende especialmente los flujos de la población haitiana hacia República Dominicana. Ambos países tienen una frontera definida, pero históricamente permeable; hay miles de haitianos maltratados en República Dominicana en condiciones de vida muy difíciles. Incluso hace unos cuatro años hubo intentos legales, de parte de República Dominicana, de desnaturalizar a los hijos dominicanos de haitianos no registrados en el país. Eso sin hablar de la oleada de migrantes producida primero por el terremoto de Haití en 2010 y recientemente por el huracán Mateo de 2016.
La RJM agrupa, pues, el SJR y los SJMs, y anima sus acciones manteniendo el contacto con los organismos de Iglesia que trabajan la problemática de las migraciones en el Continente, así como con ACNUR o la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) que son organismos multilaterales.
En este trabajo participan, fundamentalmente, muchos laicos generosísimos; hombres y mujeres que dedican tiempo y esfuerzo para defender a los migrantes, hacer incidencia en los países y parlamentos, y en la atención directa en los albergues.
¿Qué opinión le merecen las políticas de desconfianza y barreras hacia los migrantes que se están dando en diversos países de AL?
Estoy absolutamente convencido de lo que dice el Papa: no hay que construir muros sino puentes. La actitud de construir muros, de separar e impedirle a la gente movilizarse, va contra los derechos humanos y es una política suicida, recordemos que es en la riqueza de la diversidad donde podemos crecer juntos. No hay nadie sensato que defienda la segregación o exclusión por razones de nacionalidad, lengua, costumbres o religión, no es ético ni moralmente justificable.
En estos últimos tiempos el problema del refugio, la migración y la deportación ha crecido y nos desafía cada vez más. Nos desafía a intentar respuestas en red, no solo de jesuitas sino red con otros, aprender y apoyar esfuerzos que hacen los gobiernos, las municipalidades y otras iglesias.
Pero el origen de estas políticas antimigratorias es el temor al extranjero, ya sea por tema laboral, de seguridad o económico…
Todas estas medidas responden a un proteccionismo económico, el problema es cuando ese tipo de protección se convierte en agresión a los derechos humanos de los migrantes o de los refugiados.
Hay una urgencia en repensar el modelo económico de nuestros países, de hacer alianzas entre nosotros y ser menos dependientes de las grandes economías mundiales. Durante los últimos 20 años AL tuvo una producción muy dependiente de estos mercados, y hoy que ellos necesitan proteger sus economías, nos quedamos “colgados de la brocha”. No supimos en qué canasta pusimos los huevos y se nos quebró todo. Sin embargo, el hecho de que México esté empezando a comprar maíz de Argentina o de otros lugares de AL, y a vender sus aguacates en AL, son señales de que las cosas pueden cambiar en el árbol económico internacional.
Es paradójico ver hoy gobiernos ultra conservadores y ultra neoliberales defendiendo sus mercados con fórmulas económicas que hace 20 años se defendían aquí; y a nosotros nos va a tocar hacer lo mismo, pero por “rebote”.
Hay que arriesgarse a pensar un modelo económico para AL, no dar respuestas individuales que no permitan hacer bloque. Ese es el desafío: cómo pensar nuestras economías a partir de una posibilidad de no injerencia de los mercados del norte. Se debe dejar de pensar que “el sueño es vivir como en el extranjero”, con el modelo del consumismo, del neoliberalismo y la cultura del descarte. El sueño es comer bien, vivir bien, es poder producir y consumir aquí, es estimular mercados regionales y locales.
La economía de mercado que vivimos ha colocado un precio a todo lo que nos rodea, incluso a las personas, y en los últimos tiempos estamos viendo sus consecuencias con los escándalos de corrupción, ¿cree que esto se puede revertir?
Creo que el problema de la corrupción y los escándalos que han surgido, y que apenas está iniciando, solo puede encontrar solución si hay un pacto político y social, si hay un resurgir de los resortes más íntimos de la dignidad de las personas, de los pueblos, de las organizaciones, de las empresas y las familias.
Mucha gente justifica la corrupción diciendo: “si todo el mundo recibe, ¿por qué yo no voy a recibir?” Ahí está el problema, en la conciencia personal, en la destrucción de la dignidad. Cuando los principios se venden, se desbarata la posibilidad de la armonía social y el respeto, la dignidad se va por el caño. La única salida de este espiral de degradación es recuperar la dignidad desde los valores más básicos del ser humano, la honestidad.
Aquí mismo dicen que van a caer dos o tres, pero que la gente poderosa no va a caer. Sucede lo mismo en Colombia, México y en todas partes. Si para acallar los escándalos de la prensa se entregan 4 cabezas, pero las raíces del mal no son extirpadas, esto va a reproducirse y seguir creciendo como un cáncer.
La corrupción es problema de fiscales, investigación y controles, pero es fundamentalmente un problema ético espiritual. Ahí la Iglesia toda, y los jesuitas desde el trabajo en red que hacemos, tenemos la responsabilidad de crear conciencia, de reforzar los resortes espirituales para que la gente diga “no”, que un hermano le pueda decir a su hermano “no”, que un hijo le pueda decir a su padre “no me vendo”, que un cura le pueda decir a su superior “no se hace”. No se trata de crear bandos, sino de rescatar a otros, desde la propia dignidad, para que sean dignos también.
Solo si se reconstruye el ser humano desde dentro, y esa persona es capaz de tomar opciones y decisiones éticamente responsables, donde la conciencia no se vende, será posible construir otra América, otros pueblos, otra Iglesia.
Por: Diana Tantaleán C.
Apostolado Social, Provincia del Perú
CPALSJ