Tuesday, September 01, 2015

Papa Fco. en Santa Marta. "El consuelo cristiano está en Jesús y no en las palabrerías". Audio, video


Francisco retoma las misas matutinas en Casa Santa Marta


"Él vendrá a encontrarme para que yo lo vea con estos ojos y esté siempre con Él"


Francisco en Santa Marta: En nuestras parroquias se habla de Dios o se cotillea


Tras la pausa del verano, el papa Francisco retomó esta mañana la celebración de la misa matutina en la capilla de la Casa Santa Marta acompañado de un pequeño grupo de fieles.
Reflexionando sobre la carta de san Pablo a los cristianos de Tesalónica, propuesta por la liturgia del día, Francisco explicó, en su homilía, que la esperanza en el encuentro final con Cristo debe reforzarse entre los cristianos gracias al "consuelo" recíproco dado mediante "buenas palabras y buenas obras" y no con "palabrerías" inútiles.
Una fe cierta en el encuentro final con Cristo, -señala el texto difundido por Radio Vaticana-, más fuerte que la duda y tan firme que alegre cada jornada no se enraíza en las palabrerías y futilidades, sino en la "consolación" que los cristianos saben darse "recíprocamente" en Jesús.
El papa Francisco consideró el comportamiento de la antigua comunidad de Tesalónica, a la que se refiere el pasaje de la carta de San Pablo propuesta por la liturgia del día. Una comunidad "inquieta" -dijo- que preguntaba al Apóstol acerca del "cómo" y del "cuándo" del regreso de Cristo, así como qué destino les tocaría a los muertos y del que incluso había sido necesario decir: "Quien no trabaja, que no coma".
Francisco destacó que San Pablo afirma que el "día del Señor" llegará de improviso "como un ladrón", pero también añade que Jesús vendrá a traer la salvación a quien cree en Él. Y concluye: "Consuélense recíprocamente y sean de ayuda unos a otros". Y es precisamente este consuelo -reafirmó el Papa- "el que da la esperanza":
"Éste es el consejo: ‘Consuélense. Consuélense recíprocamente. Hablar de esto: pero yo les pregunto: ¿nosotros hablamos de esto, que el Señor vendrá, que nosotros lo encontraremos a Él? ¿O hablamos de tantas cosas, incluso de teologías, de cosas de Iglesia, de curas, de monjas, de monseñores, todo esto? Y nuestro consuelo ¿es esta esperanza? ‘Consuélense recíprocamente': consuélense en comunidad. En nuestras comunidades, en nuestras parroquias, ¿se habla de esto, que estamos en espera del Señor que viene? ¿O se habla de esto, de aquello, de aquella, para pasar un poco el tiempo y no aburrirse demasiado?".
En el Salmo responsorial -prosiguió diciendo el Pontífice- "hemos repetido: ‘Estoy seguro de contemplar la bondad del Señor en la tierra de los vivos'. ¿Pero tú -preguntó el Papa-tienes aquella certeza de contemplar al Señor?". El ejemplo de imitar a Job, que a pesar de sus desventuras afirmaba con decisión: "Yo sé que Dios está vivo y que lo veré, y lo veré con estos ojos":
"Es verdad, Él vendrá a juzgarme y cuando vamos a la Sixtina vemos aquella bella escena del Juicio final, es verdad. Pero pensemos también que Él vendrá a encontrarme para que yo lo vea con estos ojos, lo abrace y esté siempre con Él. Ésta es la esperanza que el Apóstol Pedro nos pide que expliquemos a los demás con nuestra vida, que demos testimonio de esperanza. Éste es el verdadero consuelo, ésta es la verdadera certeza: Estoy seguro de contemplar la bondad del Señor".
Como San Pablo a los cristianos de ayer, el papa Francisco se hizo eco del consejo a aquellos de la Iglesia de hoy: "Consuélense recíprocamente con las buenas obras y ayúdense unos a otros. Y así iremos adelante:
"Pidamos al Señor esta gracia: que aquella semilla de esperanza que ha sembrado en nuestro corazón se desarrolle, crezca hasta el encuentro definitivo con Él. "Yo estoy seguro de que veré al Señor'. ‘Yo estoy seguro de que el Señor vive'. ‘Yo estoy seguro de que el Señor vendrá a verme': y éste es el horizonte de nuestra vida. Pidamos esta gracia al Señor y consolémonos unos a otros con las buenas obras y las buenas palabras, por este camino", concluyó.
(RD/Aica)

El consuelo cristiano está en Jesús y no en las palabrerías, dijo el Papa


Escuchar audio aquí

(RV).- La esperanza en el encuentro final con Cristo debe reforzarse entre los cristianos gracias al “consuelo” recíproco dado mediante “buenas palabras y buenas obras” y no con “palabrerías” inútiles. Lo afirmó esta mañana el Papa Francisco en su homilía al reanudar, tras la pausa de verano, la celebración de la Misa matutina en la capilla de la Casa de Santa Marta con la participación de un pequeños grupo de fieles.
Una fe cierta en el encuentro final con Cristo más fuerte que la duda y tan firme que alegre cada jornada no se enraíza en las palabrerías y futilidades, sino en la “consolación” que los cristianos saben darse “recíprocamente” en Jesús.
El Papa Francisco consideró el comportamiento de la antigua comunidad de Tesalónica, a la que se refiere el pasaje de la carta de San Pablo propuesta por la liturgia del día. Una comunidad  “inquieta” – dijo –  que preguntaba al Apóstol acerca del “cómo” y del “cuándo” del regreso de Cristo, así como qué destino les tocaría a los muertos y del que incluso había sido necesario decir: “Quien no trabaja, que no coma”.
Las palabrerías no consuelan
Francisco destacó que San Pablo afirma que el “día del Señor” llegará al improviso “como un ladrón”, pero también añade que Jesús vendrá a traer la salvación a quien cree en Él. Y concluye: “Consuélense recíprocamente y sean de ayuda unos a otros”. Y es precisamente este consuelo – reafirmó el Papa – “el que da la esperanza”:
“Éste es el consejo: ‘Consuélense. Consuélense recíprocamente. Hablar de esto: pero yo les pregunto: ¿nosotros hablamos de esto, que el Señor vendrá, que nosotros lo encontraremos a Él? ¿O hablamos de tantas cosas, incluso de teologías, de cosas de Iglesia, de curas, de monjas, de monseñores, todo esto? Y nuestro consuelo ¿es esta esperanza? ‘Consuélense recíprocamente’: consuélense en comunidad. En nuestras comunidades, en nuestras parroquias, ¿se habla de esto, que estamos en espera del Señor que viene? ¿O se habla de esto, de aquello, de aquella, para pasar un poco el tiempo y no aburrirse demasiado?”.
El Juicio y el abrazo
En el Salmo responsorial – prosiguió diciendo el Pontífice – “hemos repetido: ‘Estoy seguro de contemplar la bondad del Señor en la tierra de los vivos’. ¿Pero tú  – preguntó el Papa – tienes aquella certeza de contemplar al Señor?”. El ejemplo de imitar a Job, que a pesar de sus desventuras afirmaba con decisión: “Yo sé que Dios está vivo y que lo veré, y lo veré con estos ojos”:
“Es  verdad, Él vendrá a juzgarme y cuando vamos a la Sixtina vemos aquella bella escena del Juicio final, es verdad. Pero pensemos también que Él vendrá a encontrarme para que yo lo vea con estos ojos, lo abrace y esté siempre con Él. Ésta es la esperanza que el Apóstol Pedro nos pide que expliquemos a los demás con nuestra vida,  que demos testimonio de esperanza. Éste es el verdadero consuelo, ésta es la verdadera certeza: Estoy seguro de contemplar la bondad del Señor”.
El consuelo de buenas palabras y obras
Como San Pablo a los cristianos de ayer, el Papa Francisco se hizo eco del consejo a aquellos de la Iglesia de hoy: “Consuélense recíprocamente con las buenas obras y ayúdense unos a otros. Y así iremos adelante:
“Pidamos al Señor esta gracia: que aquella semilla de esperanza que ha sembrado en nuestro corazón se desarrolle, crezca hasta el encuentro definitivo con Él. “Yo estoy seguro de que veré al Señor’. ‘Yo estoy seguro de que el Señor vive’. ‘Yo estoy seguro de que el Señor vendrá a verme’: y éste es el horizonte de nuestra vida. Pidamos esta gracia al Señor y consolémonos unos a otros con las buenas obras y las buenas palabras, por este camino”.
(María Fernanda Bernasconi - RV).

Francisco en Santa Marta: En nuestras parroquias se habla de Dios o se cotillea



Francisco retomó la celebración pública de su misa diaria en Casa Santa Marta comentando un pasaje del Nuevo Testamento que pone en evidencia un defecto de las primeras comunidades cristianas: Hablaban mucho de Dios pero no era el centro de sus vidas. 

FRANCISCO
"En nuestras comunidades, en nuestras parroquias: ¿se habla de esto, de que estamos esperando al Señor que viene? ¿O se cotillea de esto, lo otro o de esta para pasar un poco el tiempo y no aburrirse demasiado?”.

Francisco aconsejó poner en práctica la recomendación que San Pablo hace a estas comunidades: hablar menos y quererse más los unos a los otros con obras concretas y siempre con la mirada puesta en Dios.

LECTURAS PARA EL DÍA DE HOY



Lectura Misa del Dia Martes 01 de Septiembre de 2015


PRIMERA LECTURA
1 Tesalonicenses: 5, 1-6. 9-11
Jesucristo murió por nosotros para que vivamos con Él.
Hermanos: Por lo que se refiere al tiempo y a las circunstancias de la venida del Señor, no necesitan que les escribamos nada, puesto que ustedes saben perfectamente que el día del Señor llegará como un ladrón en la noche. Cuando la gente esté diciendo: "¡Qué paz y qué seguridad tenemos!", de repente vendrá sobre ellos la catástrofe, como de repente le vienen a la mujer encinta los dolores del parto, y no podrán escapar.
Pero a ustedes, hermanos, ese día no los tomará por sorpresa, como un ladrón, porque ustedes no viven en tinieblas, sino que son hijos de la luz y del día, no de la noche y las tinieblas.
Por lo tanto, no vivamos dormidos, como los malos; antes bien, mantengámonos despiertos y vivamos sobriamente. Porque Dios no nos ha destinado al castigo eterno, sino a obtener la salvación por medio de nuestro Señor Jesucristo. Porque Él murió por nosotros para que, cuando Él vuelva, ya sea que estemos vivos o hayamos muerto, vivamos siempre con Él. Por eso anímense mutuamente y ayúdense unos a otros a seguir progresando, como de hecho ya lo hacen. 
Palabra de Dios

SALMO
Del salmo 26
El Señor es mi luz y mi salvación.
El Señor es mi luz y mi salvación,
¿a quién voy a tenerle miedo?
El Señor es la defensa de mi vida,
¿quién podrá hacerme temblar? R/.
Lo único que pido,
lo único que busco es vivir
en la casa del Señor toda mi vida,
y estar continuamente en su presencia. R/.
La bondad del Señor
espero ver en esta misma vida
Ármate de valor y fortaleza
y en el Señor confía. R/.

EVANGELIO
San Lucas: 4, 31-37
Sé que tú eres el Santo de Dios.
En aquel tiempo, Jesús fue a Cafarnaúm, ciudad de Galilea, y los sábados enseñaba a la gente. Todos estaban asombrados de sus enseñanzas, porque hablaba con autoridad. Había en la sinagoga un hombre que tenía un demonio inmundo y se puso a gritar muy fuerte: "¡Déjanos! ¿Por qué te metes con nosotros, Jesús nazareno? ¿Has venido a destruirnos? Sé que tú eres el Santo de Dios".
Pero Jesús le ordenó: "Cállate y sal de ese hombre". Entonces el demonio tiró al hombre por tierra, en medio de la gente, y salió de él sin hacerle daño. Todos se espantaron y se decían unos a otros: "¿Qué tendrá su palabra? Porque da órdenes con autoridad y fuerza a los espíritus inmundos y éstos se salen". Y su fama se extendió por todos los lugares de la región. 
Palabra del Señor

DIME UNA PALABRA por Luis Fernando Crespo SM. Laus deo


Martes XXII

I Ts 5, 1-6.9-11 Sois hijos de la luz e hijos del día

Gracias, Señor, por poner tu palabra de luz al retomar estas oraciones diarias, que brotan de tu palabra, que brillan como estrellas fugaces escritas en el cielo nocturno. Gracias, Señor, porque eres mi luz y mi salvación. Gracias porque en ti está la fuente viva, y tu luz me hace ver la luz. Hijo de la luz, de tu luz; bañado en la claridad de tu presencia. Hijo del día, pues cada mañana me visitas tú, sol que nace de lo alto, para iluminar a los que vivimos en tinieblas, para guiar mis pasos por los caminos de tu paz.

Luis Fernando Crespo SM
Dime una Palabra

¡BUENOS DÍAS TRABAJO!



"También les contó esta parábola:
El reino de Dios es como la levadura
que una mujer mezcla
con tres medidas de harina
para hacer fermentar toda la masa"
(Mateo 13, 33)

El Reino crece, Señor
sin que nos demos cuenta.
En mi trabajo de hoy
quiero ser levadura
para que el amor y la justicia
crezcan cada día y cada hora
Amén

P. Miguel Ortega

Una IMAGEN, una REFLEXIÓN y... el resto es TUYO



DETRÁS DE LA FACHADA

El filósofo ateo Ernst Bloch hizo, al cumplir 90 años, esta declaración en una entrevista: "He podido constatar en mi propia vida que los anhelos ardientes son lo único específico en el ser humano". 

Un hombre puede mentir en todas las partes. En todo lo humano puede siempre deslizarse algo inauténtico y falso. El amor puede ser fingido, y la cortesía una costumbre social. Puede uno estar dispuesto a ayudar ocultando segundas e interesadas intenciones. Los deseos más ardientes, las aspiraciones más profundas del corazón humano, no pueden ser manipulados por nadie. El hombre se identifica con estos deseos. Muchas veces me encuentro con individuos que necesitan enseñar todo lo que hacen pintándolo con los más llamativos colores. 

Si hablan de vacaciones, todo fue maravilloso. si han asistido a algún curso, ésa fue la experiencia más intensa de su vida. Muchas veces he llegado a sospechar que la necesidad de tener que pintarlo todo de color rosa responde a la necesidad que tienen de ocultar sus decepciones. Sí, su vida es trasparente. En realidad, en las vacaciones hubo muchos momentos de incomprensión y tensión en la pareja. pero necesitan dar hacia afuera la impresión de que añoran aquellos días felices. esos tipos necesitan argumentos para convencerse a sí mismos de que todo lo hacen bien, de que todo le sale bien. pero detrás de esa fachada rosa las cosas son de otro color.

Mis deseos profundos me permiten analizar sinceramente mi vida. no debo exagerar. no tengo por qué demostrar a nadie la profundidad de mis experiencia ni los pasos de gigante que doy en mi caminar interior. Yo me acepto como soy: trasparente, pero también  como alguien que busca, que lucha, unas veces con éxito y otras sin él, alternativamente sensible y apático, espiritual y superficial... 

Puedo contemplar mi vida tal como es. Mis deseos profundos van más altos y por delante. Mis deseos no son manipulables; sencillamente, están ahí. Y donde están mis deseos está también mi vida. Sólo cuando me pongo ante mis propios deseos en al pista de mi vida, descubro mi vitalidad. Y en la pista hacia una vitalidad superior es donde encuentro a Dios. la espiritualidad -y el arte de vivir en profundidad- consiste para mi en seguir la pista de mi vitalidad, en fiarme de mis deseos profundos y dejarme guiar por ellos hacia la infinitud y la libertad, hacia el amor y la vida plena.

ANSELM GRÜN

Monday, August 24, 2015

XIII Asamblea de la HOAC: El abrazo de Dios al mundo obrero


"Un abrazo político que recuerde que la dignidad no se toca"


La HOAC es el abrazo de la Iglesia al mundo obrero y del mundo obrero a la Iglesia


(Manolo Copé Entreparéntesis).-En los post que he ido escribiendo, he aludido en algunos momentos referencias a la HOAC o a materiales que hemos elaborado durante estos últimos años. Como movimiento asambleario que somos, cada seis años la HOAC realizamos esas asambleas donde marcamos el rumbo de lo que pretendemos realizar de manera comunitaria. Si a alguno de los lectores os interesa saber más profundamente qué hemos hecho estos días (del 13 al 16 de agosto) en nuestra XIII Asamblea General en Segovia, os sugiero acercaros a los contenidos por tres vías:
1. En nuestra web aparece todo lo que hemos ido realizando en estos cuatro días de asamblea.
2. En Facebook podéis ver muchas imágenes y muy buenas, de lo que ha sido esta asamblea. Contamos con militantes y simpatizantes que han hecho un trabajo excepcional, recopilando los momentos más significativos de este encuentro.
3. En Twitter, en la etiqueta #haciala13 y #enla13 podéis también rastrear lo que los y las militantes han ido compartiendo en esta red.
Pero para contarlo ¿por dónde empezar? ¿cómo expresar lo vivido estos cuatro días en Segovia? Mirando las fotos de la asamblea de estos días, buscaba alguna que expresara precisamente todo lo vivido y la encontré. La imagen que para mí mejor expresa lo que es la HOAC es... un abrazo. Sí, un abrazo, eso es la HOAC, eso es lo que hemos celebrado estos cuatro días en Segovia.
El abrazo de Dios a la humanidad, en su Iglesia, muchas veces torpe y arrugada, pero tantas veces recinto de justicia y paz, de verdad y de amor. La HOAC es el abrazo de la Iglesia al mundo obrero y del mundo obrero a la Iglesia. Y justo en ese momento del abrazo una deja de ser uno mismo y se funde en el otro o en la otra. Justo en el momento del abrazo se desdibujan los perfiles individuales para crear un conjunto armónico de dos personas que se funden y se confunden por un momento.
Somos abrazo, queremos ser abrazo y un abrazo compartido desde el mundo obrero, desde las personas inmigrantes ninguneadas o privadas de libertad en los CIE's, desde los precarios que solo subsisten, desde las familias que malviven en los barrios ignorados por las administraciones, desde las mujeres que reivindican ser protagonistas y que se les trate con igualdad, desde las trabajadoras y trabajadores que se organizan para no acabar sin dignidad además de sin salario, desde las familias que se quedan en la calle por la avaricia de unos bancos que no tienen corazón ni entrañas, desde las personas excluidas, desempleadas que no acaban de ver luz ni esperanza en ningún rincón de nuestra sociedad, desde las familias que ven perder la vida de alguno de sus miembros porque no se puso el dinero necesario para invertir en seguridad (¡maldito dinero!), desde...
Y todavía hay quien dice que el mundo obrero no existe. Ahí precisamente queremos ser abrazo, un abrazo también incómodo, no se vayan a pensar. Un abrazo político que recuerde que la dignidad no se toca, que con el pan de las familias no se juega, que si Jesucristo vino al mundo fue para prender fuego en él, un fuego figurado, pero un fuego de justicia, de redistribución de la riqueza, de acogida, de empoderamiento de quienes somos ninguneados, de quienes son explotadas...
Mirabas a la asamblea de militantes y veías a esa militante implicada en esa organización de mujeres que se empeña en gritar que basta ya de violencia. A esa mujer indígena de Bolivia que había venido a compartir nuestra asamblea y contarnos lo que están haciendo desde su organización. A varios y varias concejales de ayuntamientos que intentan concretar la vivencia de la política como servicio a las personas más empobrecidas de nuestras ciudades. Varios y varias militantes que llevan toda su vida entregados a defender la justicia, a ser Iglesia en medio de todas las luchas que reclaman y necesitan solidaridad.
A muchos consiliarios, acompañantes incansables de cada hombre y mujer hoacista, que celebran la fe, la esperanza y el amor en medio del mundo obrero. A personas invitadas para conocer de primera mano qué es este "tinglado " de la HOAC. Familias enteras que destilaban vida. A militantes, hombres y mujeres, cercanos a los 90, que siguen participando y aportando con la misma ilusión que hace 50 años lo hacían. La vida es lucha y se lucha siempre, nos decían.
A los niños y niñas, los adolescentes y jóvenes que también han tenido su espacio en nuestra asamblea. En la HOAC no hay descartes que valgan, cada persona, todas las personas, somos necesarias e imprescindibles para un movimiento que cree fundamental el protagonismo del laicado en nuestra Iglesia y que considera un signo inequívoco de su ser mundo obrero, el asamblearismo y la autogestión. Nos acompañaron varios obispos, muchos miembros de otros movimientos eclesiales. Hasta quienes no pudieron venir por motivos laborales o familiares, estuvieron presentes. También nos acompañaron y trabajaron Pili y Mª José, esas dos trabajadoras de la HOAC que saben más casi, que cualquier militante de nuestra propia organización, porque llevan diez asambleas ya en sus espaldas.
Y así podría seguir y seguir pero lo dejo para no cansar... En el comunicado final se recoge de manera sintética lo que hemos celebrado estos días. Pero en definitiva, esta asamblea nos debe ayudar a que cada militante sigamos siendo la concreción de ese abrazo al mundo obrero, sobre todo aquellas personas que peor lo pasan en él. Que crezcamos en comunión de vida, de bienes y acción y que demos más abrazos en las periferias del mundo obrero.
El obispo responsable de la Pastoral Obrera, D. Antonio Algora, en el pequeño homenaje que le hicimos nos dijo: "Creo que el futuro de la HOAC y de la Pastoral Obrera es espléndido. Nadie en la Iglesia tiene un grupo de gente tan bien organizado y de tanta calidad humana y cristiana como la HOAC, gente que se está dejando la piel, testificando el amor de Dios a los más sencillos y eso tiene mucho futuro". Sus palabras no son motivo de orgullo, sino de responsabilidad.
Un saludo y hasta septiembre. Os dejo esta vez con la canción que fue banda sonora de la asamblea: "Construyendo Iglesia".

HOAC de Málaga en la XIII Asamblea General de Segovia

RD

Cardenal Salazar: "El CELAM seguirá impulsando un Evangelio pobre y para los pobres"


"El análisis constante de la realidad debe ser nuestro oficio"


"Para ponerla al servicio de la acción salvadora de Dios"


(Oscar Elizalde Prada, CELAM).- A pocas semanas de la elección del arzobispo de Bogotá, el cardenal Rubén Salazar Gómez, como Presidente del CELAM para el cuatrienio 2015-2019, y mientras avanza el proceso de elaboración del Plan Global, que orientará la misión del CELAM en este nuevo período, el cardenal compartió algunos elementos marcantes de la última Asamblea General, celebrada en Santo Domingo (República Dominicana), en el mes de mayo, así como sus perspectivas sobre la misión que compete al CELAM ante la actual coyuntura socio-eclesial, sin dejar de referirse a algunos asuntos cruciales que desafían la acción evangelizadora de la Iglesia latinoamericana y caribeña, en torno a las vocaciones y los ministerios, la espiritualidad bíblica, la restructuración de los centros de estudio del CELAM, la mujer en la Iglesia, la emergencia educativa, la cultura digital, los migrantes, los pobres, el Año de la Vida Consagrada y, por supuesto, las implicaciones de la nueva encíclica del papa Francisco, Laudato Si', entre otros.
Inspirado por la "alegría del Evangelio", en este nuevo cuatrienio el CELAM priorizará múltiples desafíos referidos al imperativo de la evangelización. Así lo expresa su Presidente en esta entrevista que concedió a Noticelam.
La Asamblea General
¿Qué significado ha tenido para usted su nombramiento como presidente del CELAM en la pasada Asamblea General Electiva de Santo Domingo?
Una elección para un cargo sumamente delicado como el de Presidente del CELAM, es indudablemente una alegría para el que la recibe. Para mí ha sido una alegría grande poder servir todavía un poco más a la Iglesia. He tenido la fortuna de servir a la Iglesia colombiana como presidente de la Conferencia Episcopal del país, y ahora se me ofrece la oportunidad de hacerlo a las Conferencias Episcopales Latinoamericanas y del Caribe, a partir del CELAM que, como se sabe muy bien, está para servir a todas las Iglesias nacionales. Por eso es una gran alegría y al mismo tiempo una enorme responsabilidad que acojo con humildad, muy consciente de mis límites, pero, al mismo tiempo, confiado en la misericordia del Señor y estoy seguro de que él me ayudará a cumplir la tarea.
Ante la misión que se le confía como Presidente del CELAM, ¿qué representa la Asamblea General?
Las Asambleas Generales son la vida misma del CELAM, porque el CELAM no tiene una autonomía propia. Nace como un organismo al servicio de las Conferencias Episcopales y la Asamblea está compuesta, precisamente, por lasConferencias Episcopales representadas por sus presidentes y por los obispos encargados de la relación con el CELAM. Por lo tanto, repito, una Asamblea General del CELAM es la vida misma del CELAM, allí se reciben, por una parte, las indicaciones y las directrices que los obispos del Continente quieren imprimirle a la vida del CELAM, y, por otra parte, allí también se analiza la realidad, y se hace un estudio claro y sumamente cuidadoso de la situación de América Latina y del Caribe, para poder enrrutar todo el trabajo del CELAM en el período siguiente (2015-2019).

Entre los asuntos abordados por la Asamblea, ¿cuáles fueron los más detacados?
Esta Asamblea era,fundamentalmente, para hacer una revisión y evaluación del cuatrienio que terminaba (2011-2015), y también para la proyección del cuatrienio que empezaba (2015-2019) y la elección de las directivas para este cuatrienio. Entonces, fue sumamente interesante apreciar los informes de gestión que se presentaron, por parte de la presidencia y de los diferentes departamentos del CELAM, al mismo tiempo que se recibieron indicaciones para saber hacia dónde hay que caminar durante estos cuatro años que empiezan, y por lo tanto, cómo tenemos que organizar el trabajopara que sea verdaderamente un apoyo a las necesidades de las Conferencias Episcopales. 
Esas Asambleas son muy valiosas en el sentido de que en ellas se realiza un análisis de realidad muy importante. Cada Conferencia Episcopal presenta su análisis de la realidad. En esta oportunidad, en Santo Domingo, se hizo buscando resúmenes por regiones y esto fue también sumamente interesante porque permitió ver constantes y diferencias entre los diferentes países y, simultáneamente, se analizaron los grandes desafíos que el Señor nos plantea como Iglesia, ante los cuales el CELAM debe encaminar su tarea en este cuatrienio.
Nuevo cuatrienio
Ante la coyuntura socio-eclesial del Continente, ¿cuáles son las cuestiones prioritarias que deberá afrontar el CELAM en el cuatrienio que está comenzando?
Son muchas y variadas, pero todas se pueden resumir en una realidad fundamental que es la realidad de la evangelización. La Iglesia existe para evangelizar como nos lo recordó el beato Pablo VI claramente en su exhortación apostólica Evangelli Nuntiandi y como el papa Francisco no se cansa de repetir permanentemente: la Iglesia tiene que estar en permanente salida para llevar el Evangelio, para ser testigo del Evangelio ante el mundo. Entonces, todo lo que haga el CELAM tiene que ser, fundamentalmente, apoyo a la evangelización. 
Ahora, claro que esa evangelización debe tener muy en cuenta la situación real de los interlocutores y, por lo tanto, el análisis permanente de la realidad tiene que ser un oficio del CELAM. Un análisis que permita descubrir los grandes problemas sociales, políticos y económicos que afronta el Continente y el Caribe, pero, al mismo tiempo, discernir en ellos la presencia salvadora de Dios y, por lo tanto, descubrir los "signos de los tiempos", es decir, aquellos signos claros que nos muestran cómo Dios está actuando, cómo Dios está salvando y cómo la Iglesia en Latinoamérica y el Caribe tiene que ponerse al servicio de la acción salvadora de Dios.
Frente al camino que se ha recorrido en los últimos años, especialmente después de Aparecida, ¿qué es necesario continuar, cambiar e implementar en el CELAM?
Cada uno de los Departamentos que constituyen el CELAM y el CEBITEPAL ya tienen un derrotero bastante preciso. Los últimos años del CELAM han estado en sintonía perfecta con el documento final de Aparecida. En los cuatro años inmediatamente posteriores a Aparecida se trabajó el aspecto fundamental de los "discípulos misioneros del Señor Jesucristo". Los cuatro años siguientes, que fueron los que antecedieron a esta última Asamblea, se orientaron en torno a otra cuestión esencial, también referida a Aparecida: "para que en Él nuestros pueblos tengan vida". Y ahora, en este cuatrienio queremos trabajar especialmente todo lo que significa "la alegría del Evangelio", como nos propone el papa Francisco en su exhortación apostólica Evangelli Gaudium, de tal manera que hay una continuidad fundamental en el desarrollo de las actividades del CELAM, pero, al mismo tiempo, cada cuatrienio va teniendo ciertas especialidades que responden precisamente a las coyunturas nuevas, tanto desde el punto de vista de la situaciónde América Latina y el Caribe, como desde el punto de vista de lo que nos propone la Iglesia.
Plan Global 2015-2019
¿Ya se está diseñando un nuevo Plan Global para este cuatrienio?
Estamos en esa tarea. Desde que pasó la Asamblea General de Santo Domingo todas las personas que trabajan en el CELAM, los que están al frente de los diferentes Departamentos y del CEBITEPAL, todos hemos estado trabajando en la elaboración del Plan Global.
Me ha parecido sumamente importante que este Plan nazca justamente del cuatrienio anterior. Es por eso que la primera parte, que ha sido el análisis de la realidad, parte de todos los análisis de la realidad realizados durante el cuatrienio anterior. A partir de estos análisis estamos tratando de iluminar toda esa realidad, con la luz del Evangelio y de la doctrina de la Iglesia, para descubrir los "signos de los tiempos" que son los que claramente vamos a tener que empezar a implementar, como apoyo a las diferentes Conferencias Episcopales.
En este proceso, ¿qué lugar ocupan los Centros de Estudio del CELAM?
Antes existían como tres entidades no separadas, pero sí un poco independientes entre sí. El Centro Bíblico -el CEBIPAL-, el Centro Teológico Pastoral y el Observatorio que tenía que ver, sobre todo, con en el análisis de la situación social. Ahora se quiere hacer un sólo centro que se ha denominado Centro Bíblico Pastoral para América Latina -CEBITEPAL-. Este centro va a tener tres escuelas: la Escuela Bíblica, la Escuela Teológica y la Escuela Social. En la Escuela Bíblica se va a implementar todo lo relacionado con el estudio de la Sagrada Escritura a la luz de las circunstancias de las realidades latinoamericanas, para que esas realidades sean verdaderamente iluminadas por la luz de la Palabra de Dios; la Escuela Teológica buscará capacitar a sacerdotes y agentes de evangelización, precisamente entregándoles aquellas herramientas fundamentales de teología y de pastoral, necesarias para poder cumplir su tarea evangelizadora; y la Escuela Social que tiene que ver no solamente con la difusión de la Doctrina Social de la Iglesia, sino también con el análisis permanente de la realidad, para que podamos siempre responder a lo que el Señor y nuestros pueblos necesitan.
Son muchas las tareas que se vislumbran para este cuatrienio, ¿cuáles son sus prioridades como Presidente del CELAM?
Yo pienso que el principal trabajo es la consolidación del CEBITEPAL por una parte; el seguir adelante, a la luz del Plan Global que estamos elaborando, con los servicios que e lCELAM presta a las diferentes Conferencias Episcopales de Latinoamérica y el Caribe, continuar con el estudio permanente de la realidad para que nosotros seamos siempre capaces de discernir los signos de los tiempos y seguir avanzando en una continuidad profunda con todo lo que ha sido el CELAM en sus 60 años de vida, para tratar de servir cada vez mejor.
También hay un reto específico que es la construcción de la nueva sede, para hacer posible que tengamos una sola sede en la cual se encuentren disponibles no solamente la parte administrativa de los diferentes Departamentos, sino también los servicios de formación que ofrece el CEBITEPAL.
Es muy significativo que parael CELAM "la Alegría del Evangelio" sea su principal preocupación en este cuatrienio, ¿cómo continuará acompañando la reforma de la Iglesia que el papa Francisco está impulsando?
La reforma de la Iglesia que el Papa está llevando a cabo no es una reforma diferente a aquella que nace del Evangelio mismo. Es un poco lo que ya el beato Pablo VI planteaba cuando decía: "Iglesia sé lo que eres". Se trata de re-encontrar la esencia misma de la Iglesia, el rostro que tiene que presentar ante el mundo y, por lo tanto, se hace necesarios procesos de profunda renovación interior para ser cada vez más fieles a la vocación misionera, a la vocación evangelizadora que permanentemente tiene y que necesitamos encontrar cada vez de nuevo, porque no se trata de algo que sea atemporal, sino que en cada momento de la historia y en cada circunstancia vivida tiene que recibir una configuración concreta, tiene que adquirir un rostro concreto. De eso se trata fundamentalmente, y por eso el análisis de la realidad al interior del CELAM tiene una gran importancia.
La nueva carta encíclica
Ante la nueva carta encíclica, Laudato Si', ¿qué respuestas ofrecerá el CELAM a los acuciantes clamores que se derivan de la actual emergencia ecológica que vive el planeta y, en él, América Latina y el Caribe?
Yo pienso que todo lo que se hace en el Departamento de Justicia y Solidaridad va en esa línea, para alcanzar, especialmente a la luz de Laudatosi', una integración profunda que tiene que ver la economía, la ecología, la justicia, el desarrollo humano... en últimas, con todo lo que verdaderamente implica la vida del ser humano en la Tierra y, por lo tanto, el cuidado de la Tierra, que no es otro que el cuidado de la misma humanidad que la habita y está llamada a transformar la realidad.
Entonces el trabajo de este Departamento va a ser sumamente importante, pero también desde el CEBITEPAL, en la Escuela Social, la difusión de la Doctrina Social de la Iglesia va a tener una gran relevancia en este sentido, a fin de difundir el mensaje que el Santo Padre nos presenta, de una ecología integral, una ecología que abarque todos los aspectos de la vida de la Iglesia, de la vida del mundo social, de la sociedad en que vivimos, y, de este modo, una ecología que lleve también a revisar los modelos de desarrollo, los modelos de economía vigentes en el mundo en este momento.
¿Qué claves de lectura propone el CELAM para una adecuada recepción de la encíclica en América Latina y el Caribe?
Indudablemente que son claves universales las que nos presenta la Iglesia pero que en América Latina tiene que adquirir una dimensión especialísima. Latinoamérica, por ejemplo, es un continente tremendamente rico en reservas naturales, y se corre siempre el riesgo de que la explotación de estas reservas repercutan en daños irreparables sobre la Tierra. Nosotros tenemos en diferentes países el problema de la minería exacerbada, de la explotación totalmente irracional de los recursos minerales, que causa profundos daños ecológicos, y que, por lo mismo, va a hacer que el deterioro ambiental de nuestros países se acreciente y se llegue a situaciones de extrema dificultad. En ese sentido, la encíclica nos va a iluminar sobre situaciones muy concretas que vivimos en América Latina y que tenemos que ver cómo ,a la luz de este documento y de toda la Doctrina Social de la Iglesia, nos empeñamos en que el Continente cambie, se transforme, para tener una sociedad más justa, más fraterna, una sociedad verdaderamente en paz.
¿La misión de la Red Eclesial Pan-Amazónica (REPAM) se puede interpretar en este mismo sentido?
Sí, sin lugar a dudas la REPAM es un paso muy importante, un paso adelante, porque fija su atención en la Amazonía, que es uno de los sitios en este momento más importantes desde el punto de vista ecológico. Ante esa gigantesca reserva que tiene la humanidad allí, en la región pan-amazónica, y que todos los días está siendo depredada, a partir de la REPAM queremos incidir en su defensa como CELAM, con una enorme trascendencia. Por ejemplo, hace unos meses el CELAM en compañía de la presidencia de la Conferencia Episcopal Americana y de la Conferencia Episcopal Canadiense, llevó ante la Corte Internacional de los Derechos Humanos una queja por la explotación minera que se está llevando a cabo,de modo absolutamente irracional, en algunos países. O sea que ya hay acciones concretas, muy significativas,en este campo de la ecología.
La BIA
Pasando a otro asunto,referido a la espiritualidad bíblica, el CELAM ha venido trabajando desde hace muchos años en una nueva traducción de la Biblia que recientemente se ha dado a conocer a través del Nuevo Testamentode la Biblia de la Iglesia en América (BIA). ¿Qué continuidad va a tener este proyecto?
Son proyectos del CELAM, y que por lo tanto no dependen de una presidencia o de un cuatrienio. Son proyectos que están profundamente anclados a la existencia misma del CELAM y, por eso ,en el proceso de traducción se ha previsto que en diciembre de este año se publicará el Antiguo Testamento. De este modo, podremos proceder a la publicación completa de la BIA.
Esa traducción de la Sagrada Escritura, hecha por el CELAM, va a tener una enorme importancia, porque es un esfuerzo muy grande que se hace para proveer a los fieles de América Latina y de habla hispana en Estados Unidos y en Canadá de una traducción de la Biblia que les permita tener un acceso más fácil, más sencillo, a la Palabra de Dios, que los ayude en su comprensión, lo cual es indispensable si se quiere avanzar en el proceso de ser discípulos misioneros del Señor.
Año de la Vida Consagrada
Otro aspecto relevante es el Año de la Vida Consagrada. ¿Cuál considera que debe ser el lugar de los religiosos y las religiosas en las dinámicas eclesiales de América Latina y el Caribe?
La Vida Consagrada, como lo expresaba el papa san Juan Pablo II en su exhortación apostólica Vita Consecrata, es una dimensión esencial de la vida de la Iglesia. La Iglesia no se concibe a sí misma sin esta presencia en su seno. Por eso es tan importante que la Vida Consagrada esté siempre analizándose, entrando dentro de sí misma para descubrir las modalidades concretas que tiene que adquirir en cada momento histórico que está viviendo. Yo creo que muchas comunidades tendrán que repensarse, revisar su carisma, pero sobre todo y lo más importante es el que sigamos encontrando juntos, a través de un esfuerzo verdaderamente eclesial, las formas de Vida Consagrada que el Señor quiere para su Iglesia, para que éstas puedan cumplir una tarea profundamente renovadora en la misma Iglesia.
¿Qué deben considerar esas nuevas formas de Vida Consagrada?
Habría una dimensión que para m íes muy importante y es que la Vida Consagrada sea cada vez más una realidad inserta en la vida general de la Iglesia. A veces tenemos la impresión de que las comunidades consagradas como que se aíslan un poco de la universalidad de la Iglesia y como que tienden a encerrarse dentro de sí mismas, de su comunidad, de su carisma, de sus obras. Una apertura hacia la Iglesia toda y hacia el mundo para responder de una mejor manera, de forma más organizada, ante las grandes necesidades sociales que vivimos hoy, yo pienso que es un indicio fundamental de renovación.
Asuntos claves
Para concluir, el CELAM se ha venido posicionando frente a varios temas que también hacen parte del trabajo de los Departamentos. Quisiera que compartiera su perspectiva sobre algunos de ellos:
La salida misionera
Desde que Aparecida propuso como un elemento esencial el ser discípulo del Señor y el ser también misionero, el CELAM ha asumido plenamente la responsabilidad de animar la misión en el continente Latinoamericano y en el Caribe. Por eso hasta el cuatrienio anterior hubo una comisión especial que promovía la Misión Continental y luego se pasó a promover la Misión Permanente. Ahora cada vez más entendemos que la Misión Continental y la Misión Permanente no son realidades separadas del resto de la vida y de la misión de la Iglesia, sino que son fundamentalmente aspectos esenciales de su vida, y por eso, es algo transversal. Todo lo que hacemos nosotros desde el CELAM tiene que estar impregnado de espíritu misionero y tiene que promover la evangelización misionera.
Vocaciones y ministerios
Es otro gran desafío que tenemos en América Latina. Las vocaciones están decreciendo, el número de sacerdotes está disminuyendo en la mayoría de los países del Continente y del Caribe. Allí tenemos un reto grande: saber presentar a los niños, a los jóvenes, a los adolescentes, y a los adultos también, el reto que en algunos casos el Señor quiere que ellos entreguen toda su vida al servicio del Evangelio, como ministros ordenados. Eso tenemos que hacerlo. Todo el trabajo de animación vocacional es un trabajo esencial para la vida de la Iglesia.
La mujer en la Iglesia
Este es otro tema clave, que tiene que ser trabajado transversalmente en todos los Departamentos del CELAM. Como lo ha dicho el papa Francisco, no se trata tanto de buscarle empleo a las mujeres al interior de la Iglesia, sino que ellas nos aporten el genio femenino, dado que a veces la Iglesia es demasiado mirada desde el punto de vista del varón. Ellas nos aportan toda la finura, la ternura, el cuidado, la maternidad que significa la mujer, y la Iglesia como madre se enriquece con su aporte en su vida y misión.
Comunicaciones y cultura digital
Estamos en un mundo digitalizado, un mundo globalizado en el campo de las comunicaciones y por eso el desafío del uso de los medios de comunicación social, especialmente de las TICs, adquiere cada día una mayor importancia. Por eso también en el Departamento de comunicaciones del CELAM vamos a estar muy atentos a seguir adelante con todo el trabajo que se viene realizando para intercomunicarnos digitalmente, mediante la utilización de los medios de comunicación social digitales, para poder llevar el Evangelio con mayor eficacia.
Migrantes
Es uno de los puntos álgidos en este momento en el Continente. La migración de los pueblos se hace cada vez más angustiosa porque se convierte en ocasión para injusticias, para la trata de personas, para todo tipo de abusos contra las personas que por una u otra causa se ven en la necesidad de la migración. El CELAM tiene muy en cuenta toda esta realidad de los migrantes en América Latina y el Caribe y trata de apoyar el trabajo de las iglesias particulares, de las iglesias locales, en este caso.
Pastoral urbana
El mundo se volvió urbano. Aunque siga existiendo un porcentaje relativamente alto de personas que viven en el campo, sin embargo la cultura urbana ya llegó a travésnde los medios de comunicación. El campesino de la vereda más apartada que ya tiene Internet puede participar en esta cultura globalizada que se está imponiendo cada vez más. Por eso la mentalidad urbana la tenemos que analizar muy a fondo, para tratar de ver cómo la Iglesia verdaderamente entra en la conciencia y en la respuesta a los desafíos que plantea la urbanización creciente de nuestras ciudades, metiéndose en la cultura urbana hasta los últimos rincones, hasta lo más apartado. Las ciudades, cada vez más grandes en América Latina, plantean desafíos tremendos desde el punto de vista de la evangelización y el CELAM indudablemente tiene que aportar mucho en el estudio del fenómeno, en su comprensión y en la presentación de posibilidades de evangelización en estos campos.
La educación
La educación, como los otros puntos que usted ha mencionado, es clave. La educación es precisamente la herramienta fundamental con la que podemos lograr que se desnivelen las injusticias, las inequidades. Si logramos que haya una educación muy fuerte en calidad, en valores, que cree excelentes personas humanas, muy buenos ciudadanos y auténticos discípulos del Señor, sin lugar a dudas que vamos a transformar el Continente. Dios quiera que esto sea posible.
Los pobres
El papa Francisco insiste permanentemente en la realidad de los pobres y cómo la Iglesia tiene que ser una Iglesia pobre para los pobres. Esto lógicamente no lo puede ignorar el CELAM, particularmente desde su Departamento de Justicia y Solidaridad y desde su Escuela Social del CEBITEPAL, que tiene que estar permanentemente analizando la realidad de la pobreza, descubriendo los desafíos que plantea a la Iglesia y tratando de presentar también respuestas nuevas a esa realidad.
"Trabajo a fondo"
Para concluir, ¿el papa Francisco le ha dicho alguna palabra o le ha dado alguna recomendacióncon motivo de su elección como Presidente del CELAM?
Cuando tuve la oportunidad de saludarlo después de mi elección como Presidente, me dijo: "ánimo, trabajo a fondo". Esas fueron sus palabras. Y yo creo que eso es lo que tenemos que tener en este momento: un gran ánimo, valor, coraje, valentía...trabajar hasta donde sea posible para que el CELAM sea un apoyo fundamental a las Conferencias Episcopales y un espacio de comunión de la Iglesia de América Latina y el Caribe.
RD