Thursday, November 16, 2017

JESUITAS: CUENTAN QUE ELLACURÍA SE SUBIÓ A LA CRUZ por JOSÉ MARÍA SEGURA

Cuentan que Ellacuría se subió a la cruz

Cuentan que estaba en Barcelona. Que había ido a dar una serie de conferencias y a recoger un premio de la Fundación Comín otorgado a la UCA. Que llegaron noticias de que la situación en El Salvador era extremadamente delicada. Que incluso su provincial le insistió para que no volviera…
Cuentan que Ellacuría volvió al Salvador consciente del riesgo que corría… pero le apremiaba el principio misericordia y la necesidad de tratar de seguir mediando por la paz.
Cuentan que Ellacuría negoció y se reunió con el gobierno y los “guerrilleros”, con pandilleros, con obispos, filósofos y con quien hizo falta para tratar de mediar por la paz.
Cuentan que eso le costó la vida.
Cuentan que Ellacuría se subió a la cruz.
Y no es de extrañar. No desentona con la vida entregada de un hombre de Dios que soñó y abogó por la Civilización de la Pobreza, ese mundo, esa cultura, en la que las sociedades pauperizadas por el norte opulento tomarían las riendas y serían el centro de las políticas y los programas de “desarrollo”. No chirría que un pastor que fue amigo, y consejero al tiempo que aconsejado por San Romero de América, a quien acompañó en su desvivirse por su pueblo, terminara, él también, haciendo carne las palabras de Monseñor. No es raro que fuera eliminado por “el poder de este mundo” quien criticó la ideologización: la generación de discursos ideológicos que se ponían al servicio del poder y quien advirtió de los mecanismos que las instituciones utilizan para perpetuarse a sí mismas.
Es propio de un mártir de la misericordia el asumir sobre sí la violencia que tanto y tan lúcidamente criticó, tanto por parte del estado como por parte de “la revolución”. Es consecuencia de una vidahistorizada de quien animó a la propia iglesia a ejercer la sospecha de la historización: ¿qué estructuras y razonamientos están inevitablemente condicionados por las circunstancias históricas, y son por tanto revisables? Que los poderosos lo vieran como enemigo y lo ajusticiaran.
Ellacuría inevitablemente chocó con el poder establecido, al que cuestionó por mantener al pueblo sencillo oprimido. Proclamó la necesidad de una liberación integral de las personas, que incluía la liberación de la pobreza y del pecado. Proclamó a tiempo y a destiempo que hay que bajar a los crucificados de las cruces, que en el pueblo salvadoreño, que en los pobres de la tierra, Cristo seguía siendo crucificado. Denunció que esta situación no era casual, que había instituciones y poderes de este mundo que se lucraban con esta situación y las llamó estructuras de pecado. Como profeta, hablo de las ideologías de muerte, las del dios dinero, del poder, del prestigio, a la que se sacrifican las vidas de los pobres de Yahvé.
Sin duda como profeta, apóstol y pastor de la misericordia política, la que se toma en serio el evangelio, la que brota del principio misericordia, la que lleva a movilizar todos los recursos intelectuales y pastorales por el bien de los crucificados de la historia, la que sabe que la utopía del Reino o es encarnada o es espejismo vacío, vio venir y asumió su destino de profeta. Su inteligencia sintiente, que hizo de los pequeños del Padre el “locus” no solo de su teología y filosofía sino de su vida, acabaría haciéndose cargo y encargándose de la realidad crucificada de su pueblo hasta hacerse uno con ella, hasta dejarse atrapar por ese “más de la realidad” que no podía ser otra que la de Cristo crucificado.
Quien en “Por qué muere Jesús y por qué le matan” escribió: “La lucha por el reino de Dios suponía necesariamente una lucha a favor del hombre injustamente oprimido; esta lucha debía llevar necesariamente al enfrentamiento con los responsables de la opresión. Por eso murió”. Quien, año tras año, había pedido en los Ejercicios Espirituales “ser puesto con el Hijo”, vio cómo Dios Padre le hizo ser hijo con el Hijo al modo del Hijo. Así decía el mismo Ellacuría en el citado escrito: “La conmemoración de la muerte de Jesús hasta que vuelva no se realiza adecuadamente en una celebración cultural y mistérica ni en una vivencia interior de la fe, sino que ha de ser la celebración creyente de una vida que sigue los pasos de quien fue muerto violentamente por quienes no aceptan los caminos de Dios, tal como han sido revelados en Jesús”. Así, siendo fiel a la llamada del Padre a ser otro Cristo, Ellacuría se subió a la cruz.
Cuentan que Ellacuría volvió de Barcelona al Salvador llevado por una pasión: el Reino. Cuentan que volvió al Salvador y fue llevado por el Padre #ReinoAdentro.
José María Segura
Cristianisme i Justicia

Reflexionando sobre la lectura del día de hoy por Espacio Sagrado


La Presencia de Dios

Dios está conmigo, pero es más: Dios está dentro de mí.
Hago una pausa y siento su Presencia, que me da la Vida, en mi cuerpo, en mi mente, en mi corazón,
en este momento ... ahora ...



La Libertad

Tu muerte en la Cruz me ha hecho libre.
Puedo vivir alegre y libremente
sin temor a la muerte.
Tu misericordia no tiene límites.


La Conciencia

¿Dónde encuentro, en mi vida, los espacios para la esperanza, el entusiasmo y el crecimiento? Al mirar hacia atrás en los últimos meses, yo podría ser capaz de ver cuales ocasiones y actividades me aportaron esos frutos. Si las encuentro, me propongo entregarles el tiempo y el espacio que necesiten, de aquí en adelante.

¿Qué es la revisión de consciencia?

Si es verdad que Dios actúa en cada detalle de nuestras vidas, ¿cómo comenzamos a reconocer su actuar, y nuestras reacciones?
Al final del día, especialmente antes de dormir, nuestra mente, sin un esfuerzo consciente de parte nuestra, tiende a recordar algunos de los eventos del día, en forma tan vívida, que si el día ha sido lleno de sucesos, podemos tener dificultades para dormir. Podemos encontrarnos repitiendo una discusión, o pensando cómo debíamos haber contestado bien una pregunta, y así sucesivamente.
La Revisión de Consciencia se basa en esta tendencia natural de la mente. Nos puede ayudar a ser más alertas a la Presencia de Dios y su accionar en nuestras vidas, y a preocuparnos más en darnos cuenta cuando estamos cooperando con la Gracias de Dios, y cuando la estamos rechazando. 

La Palabra de Dios


Lucas 17:20-25
En aquel tiempo, a unos fariseos que le preguntaban cuándo iba a llegar el Reino de Dios, Jesús les contestó: "El Reino de Dios no vendrá espectacularmente, ni anunciará que está aquí o está allí; porque mirad, el Reino de Dios está dentro de vosotros". Dijo a sus discípulos: "Llegará un tiempo en que desearéis vivir un día con el Hijo del Hombre, y no podréis. Si os dicen que está aquí o está allí, no os vayáis detrás. Como el fulgor del relámpago brilla de un horizonte a otro, así será el Hijo del Hombre en su día. Pero antes tiene que padecer mucho, y ser reprobado por esta generación".



Escuchando La Palabra


Lee este texto lentamente, varias veces, y percibe si alguna palabra, o frase, se destaca de las demás, y quédate con ella por el tiempo que quieras, antes de seguir leyendo.
Este ejercicio es como probar un dulce. No trates de analizar la frase, tal como no se debe mascar un dulce para que dure más, o que tampoco examinarías en qué consiste el dulce antes de probarlo.
A menudo una frase atraerá la atención de nuestro subconsciente, antes de nuestra mente consciente se dé cuenta de la razón de esa atracción. Por eso es bueno quedar meditando esa frase lo más posible, sin tratar de analizarla.
Pueden aparecer muchas distracciones en mi mente; pero algunos pensamientos, lejos de ser distracciones, pueden convertirse en la sustancia de mi oración. Es como si la frase de la Escritura fuera una linterna, que ilumina la corriente de mis pensamientos, memorias, reflexiones, sueños, esperanzas, ambiciones y temores, y mi oración llega a ser una mezcla de la Palabra y de mis pensamientos y sensaciones profundas.

Reflexiones sobre la lectura de hoy

  • El Reino de Dios está a nuestro alcance. Solo Dios puede inspirarme, y ayudarme a alcanzarlo un poco más lejos, para permitir que el Reino de Dios llegue un poco más tarde, pero más en plenitud.
  • El Reino de Dios está más allá de la visión de muchos; le pido a Dios me bendiga para que yo pueda ver como el espíritu de Dios ya está en acción en el mundo alrededor mío. Yo podré revisar nuevamente donde es que yo me siento más desafiada/o con la esperanza de ver cómo Dios pudiera estar trabajando por el bien.

Conversación


Sin olvidar que sigo en la Presencia de Dios, imagino a Jesús mismo, de pie o sentado a mi lado. Le digo todo lo que está en mi mente, y en mi corazón, tal como se le habla al mejor amigo.

Conclusión


Gloria al Padre,
Gloria al Hijo,
Gloria al Espiritu Santo,
como era en el principio,
es ahora, y siempre será,
por los siglos de los siglos
Amen

De Espacio Sagrado

La sangre de los mártires... por José María Rodriguez Olaizola, sj



El 16 de noviembre se recuerda el asesinato, en 1989, en la Universidad Centroamericana (UCA), de la comunidad de jesuitas que allí vivía, junto con la mujer que trabajaba en la casa y su hija. Una vez pasada la efemérides, la memoria y el aniversario, antes de que la actualidad envíe al olvido esa noticia, conviene apuntar algunas lecciones que nos da la historia y la vida.
Lo primero es tratar de entender los conflictos. No se trata solo de que el ejército los matara por defender a los pobres (aunque eso ocurrió). Se trata de una historia más larga. Una historia jalonada por otros nombres: Rutilio Grande, monseñor Romero, y tantos hombres y mujeres que, en El Salvador, se implicaron en una lucha por transformar la sociedad. Se trata de la opción de una Iglesia encarnada y enraizada en un contexto herido y golpeado, por leer el evangelio en clave profética y transformativa. Se trata de la valentía de quienes, frente a la conveniencia, la comodidad o la seguridad, eligieron la justicia que nace de la fe. Se trata de la dinámica terrible del pecado que mutila, oprime e intenta imponer su lógica implacable. Pecado que genera estructuras excluyentes. Pecado que ciega a quienes se dejan envolver por su canto de egoísmo y dominio. Pecado que prefiere los golpes a las palabras, las armas a las herramientas, los profetas muertos a los profetas vivos.
Es bueno, y es necesario, conocer esas historias. Entender qué fue la teología de la liberación, y qué puertas abrió en aquel contexto americano, donde la polarización era terrible. Comprender las luces y las sombras personales, eclesiales y sociales que entraron en juego. Vibrar al constatar que la sangre de los mártires no quedó impune, sino que sirvió para remover conciencias, inercias y convenciones –aunque siga, interminable, la batalla entre egoísmo y generosidad, odio y amor, opresión y justicia–.
Si, como se viene anunciando, no ha de tardar la canonización de monseñor Romero, será una gran ocasión para releer su vida, su compromiso y su conversión. Para salir de estereotipos y clichés que todo lo interpretan en claves ideológicas. Y para dejar que estas vidas comprometidas nos recuerden, a los cristianos de todos los tiempos y contextos, que el que no da la vida (cada día), la pierde.
José María Rodríguez Olaizola sj
pastoralsj

MENSAJE PARA REFLEXIONAR por M. SALAZAR. EL ESTADO DE TU VIDA

Fe Adulta

Dime una Palabra por Luis Fernando Crespo SM. Sabiduría V


16 de noviembre
Jueves XXXII

Sab 7, 22-8,1 La sabiduría pone un espíritu
inteligente, santo, único, múltiple, sutil, móvil, penetrante, inmaculado, lúcido, invulnerable, bondadoso, agudo, incoercible, benéfico, amigo del hombre, firme, seguro, sereno, todopoderoso, todo vigilante, que penetra todos los espíritus, tu sabiduría, Señor, me rinde, pues lo atraviesa y lo penetra todo; porque es efluvio tu amor por mí.
Luis Fernando Crespo SM
Dime una Palabra

Wednesday, November 15, 2017

Patagonia sin represas. entrevista al obispo Luis Infanti



En el término del proyecto hidroeléctrico en Aysén tuvo protagonismo la iglesia local liderada por el obispo Luis Infanti.

“Aysén está en la Patagonia chilena, región con aires místicos sobre todo por su paisaje prístino, donde todavía se respira la vida virgen de la naturaleza. Con pocos habitantes y mucho frio en invierno”, dice Luis Infanti, obispo vicario apostólico de Aysén. “Ha sido una tierra abandonada por todos los gobiernos. Entonces su gente se siente protagonista de una vida aventurera”.
Luis Infanti nació en Udine, Italia, en 1954 y a los 10 años ingresó al seminario menor de la Orden Siervos de María. Llegó a Chile en 1973 como hermano de su congregación, estado en el que quería permanecer. Sin embargo, en 1990 aceptó la ordenación sacerdotal en Cochabamba, Bolivia. En 1995 regresó a Chile, fue designado vicario pastoral en Aysén y en 1999 su obispo.

Sin agua no se vive


PREGUNTA.- ¿Cuál es el atractivo de Aysén?
RESPUESTA.- En estos últimos años han llegado empresas multinacionales: salmoneras, mineras, que quieren aprovechar ‘recursos’, dicen ellos, yo digo ‘bienes’ de la naturaleza que allí se dan en abundancia. Aysén, dicen que viene de Ice end, en inglés: al final de los hielos. Desde los hielos de la Antártica, en Aysén están los enormes glaciales: Campo de Hielo norte y sur. Es una reserva de agua de las más importantes del mundo. Hoy ser dueño del agua es tener mucho poder, más poder que ser dueño del petróleo porque sin petróleo uno puede vivir, sin agua no puedes vivir”.

P.- ¿Cuál es la situación del agua en Chile?
R.- La constitución política del Estado de Chile promulgada por la Dictadura de Pinochet, ha regalado las aguas a perpetuidad. Eso hace que los que tienen la capacidad de adueñarse de las aguas, se adueñan. En el país, el 82% de las aguas son propiedad, no del Estado, sino de privados y esencialmente de empresas transnacionales. En Aysén es el 96%, principalmente de Enel, empresa italiana que compró Endesa de España la propietaria anterior. Así, esto deviene en un problema: la propiedad del agua. Porque en todos los países la propiedad es del Estado, la gestión y la distribución pueden ser entregadas a particulares, municipios, cooperativas. Chile es el único país en el mundo donde éste bien común vital, es privado a perpetuidad.

P.- ¿Llegaron otros antes?
R.- Hace unos 30 años había proyectos para botar en la Patagonia, sobre todo en la parte argentina, desechos nucleares. Hubo una importante protesta de donde surgió el slogan “Aysén, reserva de vida” porque los desechos nucleares, además de ser peligrosos por su irradiación, no se extinguen sino en muchos miles de años. Alrededor del año 2.000 vino otro proyecto, Alumisa, para construir una gigantesca fábrica de aluminio, aprovechando la abundancia de agua. También generó importantes protestas por el daño ecológico que provocaría esa planta. Se generó un conflicto de interés con las salmoneras, algunas de las cuales tenían dueños destacados en el país quienes lograron el fin de ese proyecto.

P.- Las represas de HidroAysén…
R.- Hace 10 años llegó este proyecto, HidroAysén, para producir energía hidroeléctrica desde Aysén, no para Aysén, sino para las empresas mineras del norte. Vinieron a sondear y ver el terreno, luego empezaron a comprar terrenos. Así se empezó a saber de este proyecto porque surgieron problemas en las comunidades: unos lo apoyaban, otros no; empezaron rivalidades en las familias; algunos vendieron el campo, se compraron casa y vehículo, pero no tenían tierra para trabajar; surgieron rivalidades. Esto involucró a la iglesia porque se empezó a ver afectada mucha gente de las comunidades cristianas.
En su página web la empresa dice que “en agosto de 2007, HidroAysén presentó este proyecto que contempla la construcción de cinco centrales hidroeléctricas, dos en el río Baker y tres en el río Pascua, con una generación media anual de 18.430 GWh y una potencia instalada de 2.750 MW en una superficie total embalsada de 5.910 hectáreas”. Agrega que la energía generada allí se inyectará “al Sistema Interconectado Central (SIC), que se extiende entre la Tercera y Décima región del país, donde vive más del 90% de los chilenos”, es decir no para Aysén.

P.- ¿ Y cuál fue la reacción de la Iglesia?
R.- Iniciamos un proceso muy participado de reflexión, con jornadas pastorales, en base al ver-juzgar-actuar. Hice una carta con unas 15 preguntas para ser reflexionadas en las comunidades, pero se entusiasmó mucha gente y las reflexionaron en colegios, sindicatos, organizaciones, partidos políticos. De ahí vimos la necesidad de hacer una reflexión más teológica en una jornada con una mirada bíblica, teológica, sobre estos temas.
De ahí surgió la carta pastoral “Danos hoy el agua de cada día” que destacó el tema del agua, relevante haya o no represas. Fue importante por sus fundamentos éticos, teológicos, pastorales. A los pocos meses me invitaron a la sede de la Unión Europea, en Bruselas, donde Mijail Gorbachov dirige una fundación que cada año hace un convenio mundial sobre un tema para influir en los gobiernos. El 2009 fue sobre el agua y me invitaron. Fue muy relevante.

P.- Con ese prestigio…
R.- Pude ir a las asambleas de socios de Enel, en Italia, y de Colbún, en Santiago, las dos empresas que formaban HidroAysén. Fue interesante porque es llegar al corazón de las empresas para hacer un planteamiento. En Italia que un obispo vaya a una asamblea de socios a hacer un planteamiento ético, que les hable en italiano, no a título personal, sino de la gente de Aysén, tuvo mucho peso.

Fin del proyecto

La prensa en Chile, a comienzos de noviembre, ha informado que la empresa HidroAysén ha decidido cerrar el proyecto y devolver al Estado chileno sus derechos de agua. Según Economía y Negocios, de El Mercurio, el gerente de finanzas de Enel Chile, Raffaele Grandi, anticipó que la devolución de los derechos de agua de HidroAysén al Estado le generará a la compañía ahorros por US$ 3 millones el próximo año, monto que corresponde a la multa que debe pagar la empresa por tener esos derechos sin uso. Por su parte, el gerente general del holding, Nicola Cotugno, confirmó que la compañía está negociando con Colbún la liquidación de la sociedad creada entre ambas generadoras, Centrales Hidroeléctricas de Aysén SA.
P.-¿Qué siente ahora frente al fin del proyecto por parte de la empresa?
R.- Profunda alegría porque, aunque cueste, cuando un pueblo tiene conciencia profunda de lo que está haciendo, tiene planteamientos sólidos no sólo para rechazar algo, sino también para proponer algo más valioso, se puede conseguir triunfos importantes. Tenemos la sensación de que HidroAysén desaparece de la región y devolverá el agua al gobierno de Chile.
Creo que este movimiento “Patagonia sin represas” ha ayudado a tomar conciencia del lugar en que estamos y lo que significa en tiempos de cambio climático y de crisis integral. Qué significa espiritualmente vivir en una región donde uno respira belleza, respira pureza, respira santidad, en una palabra. En un mundo tan martirizado por el consumismo, el apuro, tener un lugar así es responder a un anhelo de espiritualidad que la gente busca y espera. Deseamos ayudar a que esta gente pueda dar ese paso de reconocer desde la creatura al Creador, o sea que esta naturaleza tan exuberante ayude a creer más en Dios y ayude a cuidar más el ambiente no sólo por cuidar un pajarito o un árbol. Por respetar a Dios, sus creaturas merecen también respeto. Todo está conectado, el grito de los pobres y el grito de la madre tierra es un solo grito.

Vida Nueva

P.- El ímpetu de ese movimiento, ¿tiene efectos hoy que lo proyecten?
R.- El fruto principal es la capacidad de organizarse y ayudar a tomar conciencia del lugar en que vivimos. Cuando fui a la asamblea de socios de Enel entendí con total claridad que estas grandes empresas, más que temer a la violencia o las manifestaciones sociales, temen a quienes ayudan a tomar conciencia de las realidades y de los problemas. Ese es el logro más importante.

JESUITAS: BRASIL - Reabre el caso del homicidio del misionero Vicente Cañas, defensor de los indígenas



Los tribunales de Brasil volverán a juzgar el próximo 29 de noviembre al único superviviente de los acusados del asesinato, en abril de 1987, del jesuita español Vicente Cañas, defensor de los pueblos indígenas.
Cuiabá (Agencia Fides) – “Kiwxí” era el nombre indio del misionero jesuita español Vicente Cañas, que junto con su hermano de comunidad el p. Thomaz Aquino Lisbôa hicieron los primeros contactos en los años del 1970, con los pueblos en situación de aislamiento en el noroeste de Mato Grosso (Brasil).

“Kiwxí” convivió durante décadas con varias poblaciones indígenas (indios Tapayuna, Paresi, Mÿky y Enawene Nawe) compartiendo sus costumbres, defendió las tierras indígenas frente a los hacendados que querían apropiarse de ellas y luchó con el gobierno brasileño para que fijara una demarcación oficial de las mismas, algo que se consiguió después de su muerte violenta. Estos misioneros fueron los fundadores del Consejo Indigenista Misionero del Brasil (CIMI) y miembros de la operación Anchieta (OPAN).

Según la información recibida en la Agencia Fides, Vicente Cañas nació en Albacete, España el 22 de octubre de 1939. A los 21 años entró en el noviciado de la Compañía de Jesús, donde maduró su vocación misionera. En la fiesta de San Francisco Javier del 1965 recibió el crucifijo misionero y el 19 de enero de 1966 llegó a Brasil. En 1968 su nuevo destino fue Mato Grosso, donde trabajó incansablemente en la inculturación de los pueblos indígenas. Gradualmente se convirtió en uno de ellos, participaba en sus rituales, en la pesca, en el trabajo, en la producción de objetos y utensilios artesanales. Aprendió su lengua y escribió un diario con más de 3.000 páginas que contiene un grna valor antropológico, donde se puede comprender su atención hacia las cosas pequeñas y también están anotadas las amenazas de muerte que recibió.

Se construyó una choza en el río Juruena, a unos 60 km del pueblo de Enawene Nawe, donde se retiraba de vez en cuando para escuchar música clásica, pensar y comunicarse con el mundo exterior por radio. También pasaba los periodos de enfermedad para evitar contagiar a los habitantes de la aldea y dejaba sus ropas para vestirse como un indio. Subía el río durante unas seis horas de lancha para llegar a la aldea de los Enawene Nawe. En 1974 Eran apenas 97 indígenas Enawene Nawe, Hoy son 1000, también gracias a la vida entregada de este misionero. 

Vicente Cañas fue martirizado a los 48 años de edad en abril de 1987, supuestamente el día 6 ó 7, según el cálculo hecho a partir del momento en que su reloj de pulsera se detuvo. Algunas señales del violento asesinato fueron la cabaña revuelta, las gafas y dientes rotos, el cráneo quebrado, una perforación en la parte alta del abdomen para alcanzar el corazón. Su cuerpo fue arrastrado fuera para que los animales se lo comieran, sin embargo, fue encontrado 40 días después, momificado y preservado. El 22 de mayo por la mañana fue enterrado según las costumbres de los indígena por varios representantes indígenas Enawene Nawe, Rikbaktsa y Myky, junto con varios misioneros y laicos.

El primer juicio tuvo lugar en 2006, 19 años después del crimen y los acusados fueron absueltos por falta de pruebas. El próximo 29 de noviembre se realizará en Cuiabá (Brasil) un nuevo juicio para juzgar al único de los acusados que aun vive, el entonces delegado de la Policía Civil, Ronaldo Antônio Osmar (hoy jubilado) acusado de participar en el crimen. 

La causa de “Kiwxí” se encuentra en el camino hacia la preparación para el Sínodo de la Amazonía, que el Papa Francisco a convocado para el 2018, llamando nuestra atención sobre aquellos que siguen defendiendo con sus vidas los derechos humanos de los pueblos indígenas y la necesidad de preservar la Amazonía. (SL)

(Agencia Fides 14/11/2017)

Francisco: "El silencio nos prepara y nos acompaña para el encuentro con el Señor en la misa"


DA LAS GRACIAS AL BUQUE CANTABRIA, QUE AYUDA A LOS EMIGRANTES EN EL MAR

"Cuando vamos a la misa, no vamos a un museo, sino a un encuentro vivo con el Señor"

¿Puedo decir que, cuando comulgo en misa, el Señor encuentra mi fragilidad? Sí

(José M. Vidal).- En la audiencia de los miércoles, el Papa Francisco recuerda que la misa es la oración más sublime y que orar "no es hablar con Dios como papagallos" y exige prepararse "con el silencio". Porque ir a misa "no es ir a un museo". En los saludos, Bergoglio da las gracias a la tripulación del buque español Cantabria, que ayuda a los emigrantes en el Mediterráneo.
Entre los asistentes a la audiencia, el cardenal Blázquez, arzobispo de Valladolid, que, en el saludo al Papa, le comenta algo al Papa, con cara de preocupación y durante más timpo de lo habitual en este tipo de saludos públicos
Lectura del Evangelio de Lucas: "Uno de sus discípulos le dijo: 'Señor, enséñanos a orar, como Juan enseñó a los suyos. El les dijo, cuando oréis decid: 'Padre, santificado sea tu nombre, venga tu reino,perdónanos nuestros pecados, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden y no nos dejes caer en tentación".
Algunas frases de la catequesis del Papa
"Seguimos con la catequesis sobre la misa"
"La misa es oración. Es la oración más sublime"
"Es el encuentro de amor con Dios, mediante su Palabra y el cuerpo y sangre de Jesús"
"¿Qué es realmente la oración? Ante todo, diálogo, relación personal con Dios"
"La gracia mayor es poder experimentar que la misa es el momento privilegiado para estar con Jesús, con Dios y con los hermanos"
"Rezar es también saber permanecer en silencio"
"En silencio, junto a Jesús"
"A veces, cuando vamos a misa, llegamos cinco minutos antes y charlamos con los que están al lado. No es el momento de hablar, sino del silencio, para prepararse. Momento de recogerse en el corazón, para prepararse al encuentro con Jesús. El silencio es muy importante. No vamos a un espectáculo. Vamos al encuentro con el Señor"
"Lo primero para aprender a rezar es saber decir 'Padre'"

"Si no soy capaz de llamar Padre a Dios no soy capaz de rezar"

"Tenemos que aprender a decir Padre"

"Dios se recuerda de ti y de todos"

"La segunda predisposición es dejarse sorprender"

"Hay que dejarse maravillar"

"¿En la oración, nos dejamos maravillar o pensamos que  la oración es hablar con Dios como los papagallos?"

"Cuando vamos a la misa, no vamos a un museo, sino a un encuetro vivo con el Señor"

"El deseo de renacer. La alegría de recomenzar. ¿Tenemos este deseo?"

"El Señor nos ama incluso en nuestras debilidades"

"El Señor nos perdona siempre y esto consuela"

"¿Puedo decir que, cuando comulgo en misa, el Señor encuentra mi fragilidad? Sí"

"Éste es el ambiente de la eucaristía. Ésta es la oración. Gracias".
Saludo en español
"Saludo especialmente a la tripulación del buque Cantabria, que presta sus servicios en el Mediterráneo en favor de los emigrantes. Gracias, gracias por lo que hacen. Muchas gracias"
Saludo en italiano
Saluda a los Frailes Menores Capuchinos
Saluda a las organización de los enfermos con diabetes y la banda musical de Reggio-Calabria: "Después, quiero escucharos"
Texto íntegro del saludo del Papa en español
Queridos hermanos y hermanas:
En la catequesis de hoy, reflexionamos sobre otro aspecto de la Eucaristía, que es la oración. Rezar es ante todo un diálogo, una relación personal. El hombre ha sido creado para este encuentro con Dios que es Padre, Hijo y Espíritu Santo, relación perfecta de amor y unidad.
Jesús enseña a sus discípulos a rezar con la oración del "Padre nuestro" y con ella los introduce en el diálogo sincero y sencillo con Dios, animándolos a ir creando en ellos una conciencia filial, sabiendo decir "Padre". También a nosotros nos invita a permanecer con Él, siendo la Eucaristía ese momento privilegiado de unión con Dios y los hermanos.
"Vivir" en esa presencia supone dialogar en silencio, y para ello debemos tener la humildad de reconocernos pequeños, como el niño en brazos de su padre, confiando que todo lo recibimos de sus manos amorosas. Además, se necesita esa capacidad de asombro, como la tienen los más pequeños, para reconocer la presencia de Dios en nuestras vidas, que nos llena de alegría y esperanza para comenzar de nuevo: Dios nos ama a pesar de nuestras debilidades y nos invita al banquete nupcial en el que el Esposo encuentra nuestra fragilidad y la sana, para devolvernos a la unidad originaria de lo que somos: hijos de Dios.
* * *
Saludo cordialmente a los peregrinos de lengua española, en particular a la tripulación del Buque Cantabria que presta su servicio en el Mediterráneo en favor de los inmigrantes. Saludo también a los grupos provenientes de España y Latinoamérica. Los animo a acercarse a la Eucaristía para estar con el Señor, para sentarse a su lado y compartir con Él nuestra vida, escuchando su Palabra que hace arder nuestro corazón.
Texto completo de la catequesis del Papa Francisco
Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días!
Continuamos con las catequesis sobre la Santa Misa. Para comprender la belleza de la celebración eucarística deseo iniciar con un aspecto muy simple: la Misa es oración, es más, es la oración por excelencia, la más alta, la más sublime, y al mismo tiempo la más "concreta". De hecho, es el encuentro de amor con Dios mediante su Palabra y el Cuerpo y Sangre de Jesús. Es un encuentro con el Señor.
Pero antes debemos responder a una pregunta. ¿Qué cosa es verdaderamente la oración? Ella es sobre todo diálogo, relación personal con Dios. Y el hombre ha sido creado como ser en relación personal con Dios que encuentra su plena realización solamente en el encuentro con su Creador. El camino de la vida es hacia el encuentro definitivo con el Señor.
El Libro del Génesis afirma que el hombre ha sido creado a imagen y semejanza de Dios, quien es Padre e Hijo y Espíritu Santo, una relación perfecta de amor que es unidad. De esto podemos comprender que todos nosotros hemos sido creados para entrar en una relación perfecta de amor, en un continuo donarnos y recibirnos para poder encontrar así la plenitud de nuestro ser.
Cuando Moisés, ante la zarza ardiente, recibe la llamada de Dios, le pregunta cuál es su nombre. Y, ¿qué cosa responde Dios?: «Yo soy el que soy» (Ex 3,14). Esta expresión, en sentido original, expresa presencia y gracia, y de hecho enseguida Dios agrega: « El Señor, el Dios de sus padres, el Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob» (v. 15). Así también Cristo, cuando llama a sus discípulos, los llama para que estén con Él. Esta pues es la gracia más grande: poder experimentar que la Misa, la Eucaristía es el momento privilegiado para estar con Jesús, y, a través de Él, con Dios y con los hermanos.
Orar, como todo verdadero diálogo, es también saber permanecer en silencio - en los diálogos existen momentos de silencio -, en silencio junto a Jesús. Y cuando nosotros vamos a Misa, tal vez llegamos cinco minutos antes y comenzamos a conversar con quien está al lado nuestro. Pero no es el momento de conversar: es el momento del silencio para prepararnos al diálogo. Es el momento de recogernos en nuestro propio corazón para prepararnos al encuentro con Jesús. ¡El silencio es muy importante!
Recuerden lo que les he dicho la semana pasada: no vamos a un espectáculo, vamos al encuentro con el Señor y el silencio nos prepara y nos acompaña. Permanecer en silencio junto a Jesús. Y del misterioso silencio de Dios emerge su Palabra que resuena en nuestro corazón. Jesús mismo nos enseña como realmente es posible "estar" con el Padre y nos lo demuestra con su oración. Los Evangelios nos muestran a Jesús que se retira en lugares apartados para orar; los discípulos, viendo esto su íntima relación con el Padre, sienten el deseo de poder participar, y le piden: «Señor, enséñanos a orar» (Lc 11,1).
Hemos escuchado en la Lectura antes, al inicio de la audiencia. Jesús responde que la primera cosa necesaria para orar es saber decir "Padre". Estén atentos: si yo no soy capaz de decir "Padre" a Dios, no soy capaz de orar. Debemos aprender a decir "Padre", es decir, ponerse en su presencia con confianza filial. Pero para poder aprender, se necesita reconocer humildemente que tenemos necesidad de estar instruidos, y decir con simplicidad: Señor enséñanos a orar.
Este es el primer punto: ser humildes, reconocerse hijos, descansar en el Padre, confiar en Él. Para entrar en el Reino de los cielos es necesario hacerse pequeños como niños. En el sentido que los niños saben confiar, saben que alguien se preocupará de ellos, de lo que comerán, de lo que se pondrán y otras cosas más (cfr. Mt 6,25-32). Esta es la primera actitud: confianza y familiaridad, como el niño hacia los padres; saber que Dios se recuerda de ti, cuida de ti, de ti, de mí, de todos.
La segunda predisposición, también esta propia de los niños, es dejarse sorprender. El niño hace siempre mil preguntas porque desea descubrir el mundo; y se maravilla incluso de cosas pequeñas porque todo es nuevo para él. Para entrar en el Reino de los cielos se necesita dejarse maravillar. ¿En nuestra relación con el Señor, en la oración - pregunto - nos dejamos maravillar o pensamos que la oración es hablar a Dios como hacen los papagayos? No, es confiar y abrir el corazón para dejarse maravillar. ¿Nos dejamos sorprender por Dios que es siempre el Dios de las sorpresas? Porque el encuentro con el Señor es siempre un encuentro vivo, no es un encuentro de museo. Es un encuentro vivo y nosotros vamos a la Misa, no a un museo. Vamos a un encuentro vivo con el Señor.
En el Evangelio se habla de un cierto Nicodemo (Jn 3,1-21), un hombre anciano, una autoridad en Israel, que donde Jesús para conocerlo; y el Señor le habla de la necesidad de "renacer de lo alto" (Cfr. v. 3). Pero, ¿qué cosa significa? ¿Se puede "renacer"? ¿Volver a tener el gusto, la alegría, la maravilla de la vida, es posible, también ante tantas tragedias? Esta es una pregunta fundamental de nuestra fe y este es el deseo de todo verdadero creyente: el deseo de renacer, la alegría de reiniciar. ¿Nosotros tenemos este deseo? ¿Cada uno de nosotros tiene deseo de renacer siempre para encontrar al Señor? ¿Tienen este deseo? De hecho, se puede perderlo fácilmente porque, a causa de tantas actividades, de tantos proyectos de poner en acto, al final nos queda poco tiempo y perdemos de vista aquello que es fundamental: nuestra vida del corazón, nuestra vida espiritual, nuestra vida que es encuentro con el Señor en la oración.
En verdad, el Señor nos sorprende mostrándonos que Él nos ama incluso en nuestras debilidades. «Jesucristo [...] es la Víctima propiciatoria por nuestros pecados, y no sólo por los nuestros, sino también por los del mundo entero» (1 Jn 2,2). Este don, fuente de verdadera consolación - pero el Señor nos perdona siempre - esto, consuela, es una verdadera consolación, es un don que nos es dado a través de la Eucaristía, de aquel banquete nupcial en el cual el Esposo encuentra nuestra fragilidad. Puedo decir que, ¿Cuándo recibo la comunión en la Misa, el Señor encuentra mi fragilidad? ¡Sí! ¡Podemos decirlo porque esto es verdad! El Señor encuentra nuestra fragilidad para llevarnos a nuestra primera llamada: aquella de ser imagen y semejanza de Dios. Este es el ambiente de la Eucaristía, esta es la oración.
RD

El Papa: el silencio nos prepara para el encuentro con Dios


¿Qué es realmente la oración? A ésta y otras preguntas respondió el Papa Francisco en el miércoles 15 de noviembre, en su segunda catequesis sobre la Eucaristía, que se centró en la jornada hodierna en la Santa Misa, y en la que remarcó la importancia de tener una actitud de recogimiento en preparación al encuentro con Dios.
Escuchar audio, aquí
"En la catequesis de hoy, reflexionamos sobre otro aspecto de la Eucaristía, que es la oración. Rezar es ante todo un diálogo, una relación personal. El hombre ha sido creado para este encuentro con Dios que es Padre, Hijo y Espíritu Santo, relación perfecta de amor y unidad", dijo primeramente en español, y resaltó la importancia del silencio, al explicar que como cada diálogo verdadero, rezar es también saber permanecer en silencio, y es el mismo Jesús quien nos enseña cómo hacerlo, cuando, tal como relatan los evangelios, se retira en lugares apartados para rezar, y los discípulos, al ver esa íntima relación con el Padre, sienten el deseo de participar y le piden que les enseñe a rezar.
"Jesús enseña a sus discípulos a rezar con la oración del «Padre nuestro» y con ella los introduce en el diálogo sincero y sencillo con Dios, animándolos a ir creando en ellos una conciencia filial, sabiendo decir «Padre». También a nosotros nos invita a permanecer con Él, siendo la Eucaristía ese momento privilegiado de unión con Dios y los hermanos".
Dejando los papeles de lado, el Santo Padre ilustró una situación que suele suceder cuando vamos a misa, recordando asimismo, lo que dijera la semana pasada en la primera catequesis sobre el tema, cuando pidió "levantar nuestros corazones al Señor", y no los teléfonos celulares: "Cuando vamos a Misa,  -dijo - tal vez llegamos cinco minutos antes y comenzamos a conversar con quien está a mi lado. Pero no es el momento de charlar, es el momento del silencio para prepararnos para el diálogo. Es el momento de recogerse en el corazón para el encuentro con Jesús. El silencio es muy importante. Recuerden lo que dije la semana pasada: no vamos a un espectáculo, vamos a encontrarnos con el Señor y el silencio nos prepara y nos acompaña".
Su Santidad mencionó, por otra parte, dos predisposiciones para aprender a rezar bien, a saber, la primera, la de ser humildes y reconocerse hijos de Dios; y la segunda, aquella de "dejarnos sorprender",  y esto porque "el encuentro con el Señor es un encuentro vivo": "Vivir en esa presencia - añadió en español -  supone dialogar en silencio, y para ello debemos tener la humildad de reconocernos pequeños, como el niño en brazos de su padre, confiando que todo lo recibimos de sus manos amorosas. Además, se necesita esa capacidad de asombro, como la tienen los más pequeños, para reconocer la presencia de Dios en nuestras vidas, que nos llena de alegría y esperanza para comenzar de nuevo: Dios nos ama a pesar de nuestras debilidades y nos invita al banquete nupcial en el que el Esposo encuentra nuestra fragilidad y la sana, para devolvernos a la unidad originaria de lo que somos: hijos de Dios".
Jesucristo, - enseñó el Papa - víctima de expiación por nuestros pecados, se dona a nosotros a través de la Eucaristía y nos consuela, para llevarnos nuevamente a nuestra primera llamada: la de ser a imagen y semejanza de Dios.
En la conclusión de su catequesis en nuestro idioma, el Papa Francisco animó a todos a acercarnos a la Eucaristía para "estar con el Señor, para sentarse a su lado y compartir con Él nuestra vida, escuchando su Palabra que hace arder nuestro corazón".
De Griselda Mutual - SpC
Radio Vaticana

Francisco reflexiona sobre la oración en la audiencia general



JESUITAS: La Comunicación, clave para los jesuitas; hay que trabajar en RED: Padre General Arturo Sosa, SJ

arturo-sosa-portada

El Padre General Arturo Sosa, S.J., reconoció la importancia que tiene la Comunicación como uno de los elementos más significativos para la Compañía de Jesús:
“La iglesia nace para comunicar, para comunicar la buena noticia de Jesucristo”, señaló Sosa en un mensaje enviado a los participantes en el encuentro de comunicadores de la Conferencia de Provinciales Jesuitas de América Latina y el Caribe (CPAL), que este año se ha denominado #EnREDarnos, y que se celebra en Córdoba, Argentina.
“La estructura de la Compañía de Jesús tiene en la Comunicación uno de sus elementos clave“, enfatizó.
También destacó la necesidad de aprovechar los medios de comunicación con los que cuentan los jesuitas para potenciar su labor social:
“Hoy tenemos medios de Comunicación, pongámosle contenido, pongámosle ese contenido que es la alegría del evangelio, que es la posibilidad de ayudar a las personas para que tengan una vida más digna, una vida más libre”.
Asimismo, el padre general de los jesuitas, hizo énfasis en la importancia de mejorar la comunicación interna y trabajar en red:
“Tenemos que mejorar nuestra comunicación interna. Por eso la Congregación (CG36) nos invita a enredarnos. Nos invita a las redes. Las redes nos permiten mantener el cuerpo comunicado. Nos permite que ese cuerpo disperso en muchas partes mantenga unión de la misma misión, la misma manera de ver las cosas”.
Señaló que “si nos comunicamos bien, hacemos vivo este cuerpo apostólico tan variado en culturas, sitios del mundo y situaciones diversas” y agregó que unidos a través de una comunicación interna efectiva, se hace posible que comuniquemos mejor el mensaje a los demás.

Jesuitas de México

Juzgar con cabeza por Álvaro Zapata sj


Hay veces en que pareciera que no es necesario ir a juicio para castigar a alguien. Es tan evidente el delito, nos horroriza tanto, nos parece tan deleznable que sencillamente esa persona debería ir inmediatamente a la cárcel sin más. No entendemos por qué necesitamos un procedimiento largo y costoso para demostrar algo que ya sabemos todos.
Algo así nos pasa esta semana cuando ha empezado el juicio al grupo que fue detenido por violar a una mujer en Sanfermines, “La Manada”, como son llamados. No podemos entender por qué tiene que transcurrir un año para que esto suceda. ¿Tan complejo es el asunto? Probablemente no, y aunque tenemos razón al pensar que la Justicia es lenta, a veces es necesario dejar transcurrir el tiempo para poder ofrecer una decisión objetiva e imparcial, que verdaderamente proteja a la víctima y no cause más daño. El paso del tiempo nos hace calmar los ánimos, nos volvemos menos viscerales. Eso no significa ser más comprensivo o indulgente. Significa poder asumir todo el daño que se ha causado y dar la respuesta adecuada, proporcionada. No la que nos saldría de las entrañas, que probablemente pasaría por un linchamiento público.
De hecho, durante este último año casi no hemos oído hablar de “La Manada”, y pareciera que los ánimos se han calmado, pero con la noticia del inicio del juicio la visceralidad ha vuelto, el deseo de causarles todo el daño posible corre como la pólvora en las redes y es amplificado por los medios. Pero no olvidemos que toca juzgar con la cabeza, no con el estómago. Incluso cuando creemos tener claro lo que ha pasado, juzgar a alguien tiene unas consecuencias demasiado serias y por eso lo dejamos en manos de profesionales. Porque somos conscientes de que si nos tocara hacerlo entre todos quizás acabáramos colocándonos al mismo nivel del que ha causado el daño, pagando la violencia con más violencia.
Álvaro Zapata sj
pastoralsj

Reflexionando sobre la lectura del día de hoy por Espacio Sagrado




La Presencia de Dios


Medito durante unos instantes en la presencia de Dios a mi alrededor y en mí.
Dios creador del universo, de la luna y las estrellas,
de la tierra, de cada molécula, átomo, de todo lo que es y existe:
Dios está en cada latido de mi corazón.
Dios está conmigo, ahora.



La Libertad


Un tronco de árbol, grueso y sin forma, nunca creerí­a que podri­a ser una estatua, admirada como un milagro de escultura, y no se dejaría trabajar por el cincel de la escultora, que visualiza, a traves de su arte, la forma que puede crear en él (San Ignacio).
Pido la gracia de dejarme formar por el amor de mi Creador.



La Conciencia


Me pregunto: "¿cómo está mi ser interior hoy día? ¿Está cansado, estresado, fuera de forma?" Si cualquiera de estos casos sucede, "¿cómo librarme de estas preocupaciones que me perturban?"



¿Qué es la revisión de consciencia?


Si es verdad que Dios actúa en cada detalle de nuestras vidas, ¿cómo comenzamos a reconocer su actuar, y nuestras reacciones?
Al final del día, especialmente antes de dormir, nuestra mente, sin un esfuerzo consciente de parte nuestra, tiende a recordar algunos de los eventos del día, en forma tan vívida, que si el día ha sido lleno de sucesos, podemos tener dificultades para dormir. Podemos encontrarnos repitiendo una discusión, o pensando cómo debíamos haber contestado bien una pregunta, y así sucesivamente.
La Revisión de Consciencia se basa en esta tendencia natural de la mente. Nos puede ayudar a ser más alertas a la Presencia de Dios y su accionar en nuestras vidas, y a preocuparnos más en darnos cuenta cuando estamos cooperando con la Gracias de Dios, y cuando la estamos rechazando. 



La Palabra de Dios

Lucas 17:11-19

De camino a Jerusalén, Jesús pasaba por los confines entre Samaría y Galilea, y al entrar en un pueblo, le salieron al encuentro diez leprosos. Se detuvieron a cierta distancia y gritaban: «Jesús, Maestro, ten compasión de nosotros». Jesús les dijo: «Vayan y preséntense a los sacerdotes». Mientras caminaban, iban quedando sanos. Uno de ellos, al verse sano, volvió de inmediato alabando a Dios en alta voz, y se echó a los pies de Jesús con el rostro en tierra, dándole las gracias. Era un samaritano. Jesús entonces preguntó: «¿No han sido sanados los diez? ¿Dónde están los otros nueve? ¿Así que ninguno volvió a glorificar a Dios fuera de este extranjero?» Y Jesús le dijo: «Levántate y vete; tu fe te ha salvado».




Escuchando La Palabra


Lee este texto lentamente, varias veces, y percibe si alguna palabra, o frase, se destaca de las demás, y quédate con ella por el tiempo que quieras, antes de seguir leyendo.
Este ejercicio es como probar un dulce. No trates de analizar la frase, tal como no se debe mascar un dulce para que dure más, o que tampoco examinarías en qué consiste el dulce antes de probarlo.
A menudo una frase atraerá la atención de nuestro subconsciente, antes de nuestra mente consciente se dé cuenta de la razón de esa atracción. Por eso es bueno quedar meditando esa frase lo más posible, sin tratar de analizarla.
Pueden aparecer muchas distracciones en mi mente; pero algunos pensamientos, lejos de ser distracciones, pueden convertirse en la sustancia de mi oración. Es como si la frase de la Escritura fuera una linterna, que ilumina la corriente de mis pensamientos, memorias, reflexiones, sueños, esperanzas, ambiciones y temores, y mi oración llega a ser una mezcla de la Palabra y de mis pensamientos y sensaciones profundas.

Reflexiones sobre la lectura de hoy

  • Al retornar a Jesús, el samaritano escuchó que Jesús lo bendecía y lo animaba. Tomarse el tiempo de dar gracias y dirigirme a Dios me permite recibir una bendición más profunda al recibir la respuesta que él me da.
  • San Ignacio alaba muchísimo la gratitud; es una actitud que nos hace conscientes de cómo somos bendecidos y de quién nos bendice. Si puedo recibir favorablemente la gratitud de los otros, permito que Dios sea apreciado y reconocido por lo que hace.




Conversación


Sin olvidar que sigo en la Presencia de Dios, imagino a Jesús mismo, de pie o sentado a mi lado. Le digo todo lo que está en mi mente, y en mi corazón, tal como se le habla al mejor amigo.


Conclusión


Gloria al Padre,
Gloria al Hijo,
Gloria al Espiritu Santo,
como era en el principio,
es ahora, y siempre será,
por los siglos de los siglos
Amen

De Espacio Sagrado